Ansiedad Síntomas Causas

El ser humano, como cualquier otro ser vivo, realiza una interacción constante con el medio que le rodea. El hombre utiliza este medio como fuente de recursos y oportunidades para alcanzar la satisfacción de sus intereses y necesidades.

Pero el medio, también se convierte a la vez, en una fuente de amenazas y riesgos para su integridad y supervivencia. A continuación veremos que relación tiene todo esto con las causas de la ansiedad.

Continuando con lo anterior, podríamos decir, que la relación del individuo con el medio se basa en potenciar y conservar de la manera más optima las primeras (recursos y oportunidades), y minimizar en la medida de lo posible o incluso neutralizar completamente las segundas (amenazas y riesgos).

A lo largo del tiempo y debido a la adaptación constante de cada especie al medio, la evolución nos ha dotado de complejos mecanismos destinados a optimizar esta interacción con el fin de inclinar la balanza siempre a nuestro ansiedad sintomas causasfavor.

Entre estos mecanismos, destacan con especial relevancia aquellos mecanismos destinados a los sistemas de alerta y defensa del individuo. La ansiedad se encuadra en este tipo de mecanismos, cumpliendo las citadas funciones.

Ante situaciones consideradas amenazantes por el sistema de alerta de nuestro organismo, es decir, situaciones en las que nos veamos directamente afectados y en los que podamos ganar o perder algo, son donde mecanismos como la ansiedad y sus síntomas cobran importancia. La definición de ansiedad por tanto establece un vinculo directo entre la amenaza percibida y la capacidad del individuo de hacerle frente a través de sus distintas capacidades.

Por tanto, la función de la ansiedad consiste en preparar el organismo, activarlo y movilizarlo, frente a cualquier situación de riesgo ya sea probable o cierto, de una forma que le permite salir airosamente de él. En Ansiedad Síntomas Causas veremos como en función de la naturaleza de la adversidad, la ansiedad nos dispone con relación a la amenaza, a realizar acciones tales como:

  • Luchar, atacar o encarar.
  • Huir.
  • Evitar o esquivar.
  • Activación de conductas sumisas, que presumiblemente neutralicen otras hostiles.
  • Buscar refugio, apoyo y protección.
  • Dotarnos de conocimientos, herramientas o habilidades para conseguir objetivos o sortear riesgos.

En el siguiente audio el psicólogo Ricardo Ros nos habla sobre la ansiedad, sus causas y cómo combatirla. Puedes reproducir el sonido mientras continuas examinando la web.

 

En Ansiedad Síntomas Causas encontramos tres componentes diferenciados que determinan los:

Aspectos de la Ansiedad

  • Cognitivos:

    Pensamientos negativos que surgen de forma automática, evaluación de riesgo, anticipación de amenazas.

  • Fisiológicos:

    Activación de los centros nerviosos, particularmente del autónomo, el cual implica cambios respiratorios, de tipo vascular, etc…

Haz click en el enlace para consultar todos los síntomas físicos de la ansiedad.

  • Motores y conductuales:

    Actitud y comportamiento defensivo, sumisión, evasión, agresividad, paralización o sobreactivación motora…

Nueva escala para la evaluación de la sensibilidad a la ansiedad.

Cada componente puede interactuar con el resto o actuar con cierta independencia. Por tanto tanto los estímulos externos, como los estímulos internos del sujeto pueden desencadenar la ansiedad. Pero son los características de la propia persona y sus circunstancias en gran medida, lo que determinara el tipo de estimulo que evocará la respuesta de ansiedad.

La ansiedad es un mecanismo destinado a procurar los intereses del individuo en particular, y de la especie en general en su relación con el medio. Por tanto, es entendible que gran parte de las cosas que nos van bien en esta relación sean debidas al correcto funcionamiento de este sistema:

Preparamos una reunión, estudiamos para un examen, llegamos puntuales al trabajo, minimizamos los contratiempos y hallamos formas de contrarrestarlos.

Un funcionamiento laxo de este sistema o que no alcanzara unos niveles mínimos, afectaría a nuestros intereses.

Requerimos de una mínima activación tanto fisiológica como psicológica. De otra manera no estaríamos atentos, nos mostraríamos lentos y con unas capacidades de respuesta y anticipación reducidas, lo que como es lógico nos acabaría reportando perjuicios.

En este artículo de la BBC se relatan diversos aspectos sobre la ansiedad y sus causas, ademas de trastornos derivados de ella.

Si la ansiedad es equilibrada y se muestra dentro de unos limites normales, no se aprecian cambios, – los síntomas psíquicos y fisiológicos no superan los umbrales de sensación que activen los centros de dolor, o modifiquen parámetros como la presión o la temperatura-, o éstos, se aprecian de forma muy ligera, salvo que en un momento puntual puedan ser elevados.

Estas alteraciones en los procesos psicofisiológicos del organismo no sólo son totalmente normales, sino que cumplen una función: predisponen a nuestro organismo para realizar las acciones necesarias ante los desafíos a los que nos enfrenta el medio.

Se ha estudiado mucho la relación entre la capacidad del individuo para desenvolverse de una forma eficiente y el nivel de activación de su organismo tanto fisiológica como psicológica. Tras números estudios se ha llegado a la conclusión de que con niveles medios de activación se alcanza el mayor rendimiento.

Cuando estos niveles medios se ven sobrepasados, la ansiedad cursa en patología, impidiendo el bienestar, y provocando alteraciones en actividades de tipo intelectual, social o laboral. Incluso puede limitar las opciones personales así como la misma libertad de movimientos. Esto es muy frecuente en trastornos como en el Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Para evitar que los síntomas de la ansiedad nos acaben sobrepasando podemos adquirir diversas técnicas y seguir algunos consejos (que puedes encontrar a través del siguiente enlace), con el fin de evitar un tratamiento posterior para tener bajo control los síntomas físicos de la ansiedad.

Causas de la Ansiedad:

Encontramos las que favorecen el origen y mantenimiento de la ansiedad cuando cursa como un trastorno, existen tres grandes grupos factoriales: factores predisposicionales, factores desencadenantes o activadores, y los factores de mantenimiento.

  • Causas predisposicionales:

    Cada persona esta constituida de forma diferente. A través de este termino se engloban todas esas características referentes a la constitución, ya sea de tipo hereditario o no, que recogen las variables biológicas que disponen a que un determinado individuo desarrolle trastornos relacionados con la ansiedad si se encuentra expuesto ante situaciones capaces de activar dicha ansiedad.

    La personalidad, transferida a lo largo de la vida del individuo, y determinada por su aprendizaje y la biología, también estaría recogida en ansiedad_generalizadaeste tipo de factores. Todas estas claves no determinan de antemano que una persona vaya a padecer un trastorno de ansiedad, sino que son factores que determinan la vulnerabilidad del individuo a verse afectado con mayor o menor debilidad a un problema de ansiedad.

    Sus mecanismos de defensa ante una determinada situación se activará en mayor o menor medida determinados en parte por este tipo de factores.

    Se desconoce aún en gran medida muchos de estos factores, pero se presume de su existencia. Aunque algunos son conocidos, pero para la mayoría, que es de origen genético, no hay terapias especificas desarrolladas.

    Existen tratamientos que corrigen algunos efectos que se reflejan en los sistemas de neurotransmisión, lo que reduce su influencia, y por tanto consiguen una reducción de la vulnerabilidad y una mejoría en general.

  • Causas activadoras:

    Todo aquel hecho o situación capaz de activar el sistema de alerta, la preparación de las distintas partes del organismo para responder a ella, y por último la propia respuesta.

    Como la ansiedad está fuertemente unida a la percepción o sentimiento de estar amenazado, los factores que determinan su activación están relacionados con la amenaza y su origen.

    En términos generales la ansiedad, emana de dos grandes clases de problemas. Uno seria, el entorpecimiento o bloqueo del desarrollo de nuestros deseos, necesidades o planes, cuya consecución es necesaria o importante (un examen, una entrevista de trabajo) y en segundo lugar, la amenaza sobre la perdida o deterioro de objetivos o logros ya alcanzados. (perder la salud, el puesto de trabajo, la persona amada).

    Dentro de este grupo el estrés, el consumo de sustancias (en concreto estimulantes), pueden producir una sobreestimulación del organismo y de los mecanismos que potencian el estado de ansiedad. Estos elementos también se encontraría en este grupo de factores. A continuación podrás leer una relación de estas sustancias.

    Sustancias que pueden causar ansiedad:

  •  Alcohol.
  • Cafeína. (Café, refrescos…).
  • Nicotina. (Tabaco).
  • Anti gripales y remedios para los resfriados.
  • Cocaína.
  • Marihuana.
  • Broncodilatadores.
  • Benzodiacepinas (durante periodos de abstinencia).
  • Descongestionantes.
  • Anfetaminas.
  • Medicamentos para el déficit de atención.
  • Medicamentos para adelgazar.
  • Medicamentos para la tiroides.

 

  • Causas de mantenimiento:

    Debido a los factores activadores que desencadenarán el proceso de ansiedad, potenciados en mayor o menor medida por los factores predisposicionales, la ansiedad tiene ciertas probabilidades en ir en aumento.sintomas_de_estres

    Ésta, si es sostenida en el tiempo y de un grado excesivo, puede provocar la aparición de problemas de salud. Estos problemas ocasionados por la ansiedad y que previamente no existían, no harán sino que aumentar el estado de indefensión y de alerta, provocando a su vez que el problema de ansiedad se acentúe.

    Y este a su vez, en una espiral que se retroalimenta, incremente los problemas de salud.

    Por último, citar que otros factores de mantenimiento, pueden ser adoptar estrategias erróneas para su resolución.

    Tratamientos o técnicas fracasadas, destinadas a regular o controlar la ansiedad y sus síntomas, que lejos de acercar la solución, contribuyen a su incremento y duración. Estos mecanismos son de distintos tipos y pasan desde el control de los pensamientos, del medio o de la propia conducta, así como de los síntomas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *