¿ Cuáles son los síntomas de un ataque de ansiedad ?

ataque de ansiedad o al corazón

Saber cuáles son los síntomas de un ataque de ansiedad ha demostrado ser una cuestión difícil de discernir entre la gente de a pie. En muchas ocasiones, sentimos graves síntomas que atribuimos a un serio problema de salud (como estar sufriendo un ataque cardiaco) , pero cuando somos atendidos por un profesional de la medicina, éste descarta cualquier afección grave y lo atribuye a un ataque de ansiedad o crisis de pánico.

Por tanto, ¿como saber cuando nuestros síntomas corresponden a una enfermedad o problema de salud, o cuando estamos sufriendo un ataque de ansiedad?

cuales son los sintomas de un ataque de ansiedad
Ataque de Ansiedad

En este post intentaremos dar respuesta a esta pregunta y otras cuestiones relacionadas con las crisis de ansiedad, pero antes de nada debemos conocer cuales son los síntomas que se dan durante un ataque de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas después de un ataque de ansiedad?

Conocer cuáles son los síntomas de un ataque de ansiedad, se vuelve en este caso fundamental para poder analizar si lo que estamos sufriendo es un ataque de ansiedad grave o por el contrario nuestros síntomas corresponden a otra patología.

Existen trece síntomas característicos definidos por el Manual de Trastornos Mentales DSM-V que se dan cuando sufrimos un ataque de pánico.

ataque de ansiedad o al corazón
ataque de ansiedad o al corazón

1. Sudoración.
2. Sensación de ahogo o falta de aire.
3. Sentir presión o malestar en el pecho.
4. Elevación de la frecuencia cardíaca, palpitaciones o sacudidas en el corazón.
5. Temblores.
6. Sensación de atragantarse.
7. Molestias en el estomago o nauseas.
8. Sentir que te vas a desmayar, mareo o inestabilidad.
9. Sofocos o escalofríos.
10. Sensación de hormigueo, adormecimiento, acorchamiento.
11. Miedo a creer que se va a morir.
12. Miedo a estar volviéndose loco o a perder el control.
13. Alteración de la percepción o de la experiencia del mundo exterior de forma que aquel se presenta como extraño o irreal.

Saber diferenciar cuales son los síntomas de la ansiedad y ataques de pánico, es importante a la hora de diagnosticar una crisis, ya que según el Manual de Trastornos Mentales tienen que concurrir por lo menos cuatro de estos síntomas de forma simultanea para identificar un ataque de ansiedad.

Causas de un ataque de pánico.

Las causas que desencadenan una crisis de ansiedad no están claramente definidas. En cada persona pueden ser diferentes, pudiendo ser en ocasiones predecibles o totalmente inesperadas.

Hay momentos, en los que una persona se encuentra en un estado de nerviosismo porque se acerca el momento de un acontecimiento que le produce un gran estrés: la fecha de un examen, un viaje, tener que hablar en público… son algunos de estos ejemplos.

En estos casos, es habitual anticipar la tensión y el estrés de la situación venidera, haciendo que en la persona se desencadenan los mecanismos de huida-lucha del organismo activando los síntomas de la ansiedad asociados a ella (taquicardia, sudoración, hiperventilación…) resultando al final, el tan temido ataque de pánico más o menos fuerte en función de las circunstancias y la persona en cuestión.

En otras ocasiones, la persona se puede encontrar en un aparente estado de tranquilidad que no hace prever ninguna situación anormal. Pero la tensión, el estrés, el nerviosismo y las preocupaciones acumuladas durante largo tiempo pueden desencadenar algún síntoma de la ansiedad (una taquicardia, molestias en el estomago…), y hacer que la percepción de este síntoma precipite una crisis de ansiedad.

¿Qué hacer o cómo actuar ante un ataque de ansiedad?

Cuando se está sufriendo un ataque de ansiedad, lo primero que hay que saber es que se está sufriendo una crisis de pánico. Es algo muy obvio, pero importantísimo.

Duración:

Un ataque de ansiedad tiene una duración aproximada de entre 15 y 30 minutos. Durante la crisis existe una fase aguda que suele durar unos 4 minutos aproximadamente y que se sitúa al inicio del ataque de pánico.

duración ataque de ansiedad
Duración ataque de ansiedad

Pues bien, durante una crisis de ansiedad tenemos que ser muy conscientes de que lo que estamos sufriendo sólo es un ataque de ansiedad y que pasará. Que no podemos hacer nada, y que en sólo cinco minutos habrá pasado. Esta es la mejor solución que podemos adoptar: Consciencia (ser conscientes de lo que nos está ocurriendo sólo es un episodio de ansiedad) y aceptación (de que éste, pasará por si sólo, sin que tengamos que hacer nada).

Otros consejos o soluciones que podemos adoptar:

No huir: Como hemos dicho anteriormente los ataques de ansiedad se atenúan por si solos una vez pasado los primeros cinco minutos. Si durante esta fase aguda, emprendemos la huida (de un lugar o una situación), podemos asociar la remisión de la ansiedad con la huida (cuando en realidad ésta ha desaparecido sola), y acabar haciendo que desarrollemos fobias (como la agorafobia o la fobia social por ejemplo). En lugar de huir, debemos buscar un sitio tranquilo donde aplicar el principio básico CONSCIENCIA Y ACEPTACIÓN y esperar a que los síntomas del ataque de ansiedad remitan.

No realizar Rituales: Algunas personas cometen el error de practicar algún tipo de ritual extraño o seguir alguna superstición con el que suponen que frenan o consiguen detener un ataque de ansiedad. Este tipo de prácticas pueden asociar la disminución de la ansiedad con la ejecución del ritual practicado, (cuando en realidad, como ya hemos dicho anteriormente, el ataque de pánico esaparece por si sólo), y puede acabar haciendo que desarrollemos algún tipo de Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

No atosigar a la persona que está sufriendo un ataque de ansiedad: Cuando alguien está sufriendo una crisis de angustia, es muy importante que no tenga ocho personas (por ejemplo) a su alrededor interesándose por su estado, ya que puede resultar contraproducente. Con una sola persona que la asista y la apoye durante la crisis es suficiente.

Respirar profundamente. El control de la respiración se vuelve fundamental. Como ya hemos dicho, durante la fase aguda de un ataque de ansiedad, hay poco que la persona pueda hacer, pero una vez transcurrida ésta y recuperado un poco el control sobre nosotros mismos debemos ejercer control sobre la respiración. Inhalaciones y exhalaciones pausadas y profundas nos ayudarán a conseguir volver a un estado de normalidad con mayor rapidez.

Grounding o Técnica de poner los pies sobre la tierra: La ansiedad en realidad es el producto de la anticipación de un hecho futuro desagradable o preocupante por nuestra mente. Es decir nuestra mente se desplaza del presente al futuro trayéndonos pensamientos y preocupaciones sobre hechos que todavía no han ocurrido o que quizás nunca vayan a ocurrir.

El Grounding, es una técnica destinada a traer nuestra mente ocupada en pensamientos futuros, al momento presente, a través de la autoconsciencia de nuestro entorno y nuestro propio cuerpo. Se trata de una sencilla técnica que consiste en enumerar:

  • (5) Cinco cosas que puedas ver.
  • (4) Cuatro cosas que puedas tocar.
  • (3) Tres que puedas oír.
  • (2) Dos que puedas oler
  • (1) Una cosa que puedas saborear.

Con esto conseguimos hacer dos cosas; una, hacer que nuestra mente se concentre en una tarea, y la otra, que de forma subconsciente se sitúe en el momento presente, alejándose de las preocupaciones futuras en las que está ocupada, pasando a ser consciente del momento y el entorno en el que está, ayudándonos a atenuar y detener un ataque de ansiedad.

Ataque de ansiedad durmiendo o pánico nocturno.

En realidad el ataque de ansiedad que se produce mientras se está durmiendo, conocido también como pánico nocturno, no se diferencia del que se produce cuando se está despierto en cuanto a los síntomas y sensaciones percibidos. La gran diferencia que presenta unos respecto a los otros, es que en el caso del pánico nocturno el ataque de ansiedad nunca se puede prever a diferencia de los que ocurre en ocasiones con el ataque de ansiedad diurno.

ataque de ansiedad durmiendo
Pánico nocturno

Este tipo de ataque de ansiedad raramente se da de forma aislada, sino que más bien acompaña a un cuadro general de ansiedad que se manifiesta por el día y afecta a un porcentaje muy reducido (alrededor de un 10%) de las personas que padecen ansiedad.

Las crisis de ansiedad nocturnas tienen una duración aproximada de entre 10 y 20 minutos, lo que no los diferencia en tiempo de los ataques de ansiedad diurnos. Otra característica que comparte con los ataques de angustia que se producen durante el día, es que se producen durante la fase No-Rem del sueño, que es cuando la persona está mas relajada.

Causas del pánico nocturno:

Tres factores se han destacado por encima de muchos otros como causas de los ataques de pánico nocturno: el componente genético, alteraciones de la tiroides, tanto hipertiroidismo como el hipotiroidismo han demostrado estar muy presentes en los casos de ataques de ansiedad durmiendo, y las situaciones en las que nos encontramos con dificultades de gestión emocional.

Tratamiento para los ataques de ansiedad.

Los fármacos como medida de choque, y la terapia cognitivo-conductual como enfoque a largo plazo y solución definitiva, son los tratamientos más recomendados y utilizados para los ataques de ansiedad.

Puedes encontrar información más detallada sobre los tratamientos para los ataques de ansiedad haciendo clic en el enlace.

Existen otras técnicas que combinadas han demostrado su eficacia: llevar una dieta equilibrada, practicar deporte con regularidad, evitar las fuentes de estrés (en la medida de nuestras posibilidades), ejecutar ejercicios de relajación, evitar los estimulantes… son consejos básicos que nos ayudarán a combatir los ataques de ansiedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *