Ansiedad Síntomas Físicos

La conexión entre el cuerpo y la mente es innegable. Al igual que una enfermedad física afecta a nuestro estado anímico ocasionandonos preocupación o temor, los problemas psicológicos como la ansiedad pueden provocar síntomas físicos.

Los síntomas físicos de la ansiedad, son los más fáciles de percibir, y a menudo son los primeros indicadores que nos hacen tomar constancia de la existencia de un problema. Se pueden manifestar de forma individual o combinada con otros.

Según diversos estudios el 40% de la población española sufre o ha sufrido problemas de ansiedad. La población comprendida entre los 50 y los 65 años experimenta la mayor incidencia seguida, de la franja comprendida entre los 40 y los 50 años de edad.

A continuación veremos cuales son estos síntomas tan característicos, pero ante la presencia de uno o varios de ellos mantenidos durante un cierto tiempo seria conveniente consultar a nuestro médico con la finalidad de que nos paute algún tratamiento para la ansiedad.

SÍNTOMAS FÍSICOS DE LA ANSIEDAD:

  • Cansancio, debilidad, agotamiento.

    La ansiedad ejerce un estado de sobreactivación en nuestro cerebro. Esto hace que en la mayoría de los casos al final del día se produzca un estado sobrevenido de agotamiento y cansancio. Algunas personas experimentan este cansancio también al levantarse por las mañanas, ya que otro de los síntomas físicos asociados a la ansiedad es el insomnio, y el sueño ligero, que resulta poco reparador y como consecuencia no propicia el descanso adecuado a nuestro sistema.

  • Palpitaciones.

    Latido cardíaco, incómodo y sensible, y más frecuente que el normal. El corazón puede parecer que late más fuerte o rápido de lo normal, incluso se puede percibir que salta algun látido. Las palpitaciones son un sintoma normal en estados de estres o ansiedad, pero tambien puede esconder un problema grave de salud. Si las palpitaciones se mantienen durante más de dos horas o el latido irregular se reproduce con frecuencia, debe consultar con su médico.

  •  Taquicardia.

    Frecuencia excesiva del ritmo de los latidos del corazón. Es un síntoma muy habitual de la ansiedad, y no conlleva riesgo alguno. Si bien produce una gran angustia a la persona que lo padece, y normalmente es este sentimiento el que retroalimenta el síntoma. Pensamos que podemos sufrir un ataque cardiaco, y este pensamiento acelera más el corazón ante la percepción auto conferida de peligro.

  • Sensación de mareo e inestabilidad.

    Sensación de aturdimiento o de que la habitación da vueltas. Algunas personas lo comparan también como la sensación de caminar por un barco o que el suelo se desplaza de arriba hacia abajo. A veces llega al punto de que la persona percibe que se puede desmayar. Es un síntoma difícil de diagnosticar cuando va asociado a la ansiedad. Y por desgracia se enfocan tratamientos encaminados en otras lineas, que no hacen más que prolongar los síntomas asociados a la ansiedad.

  • Opresión en el pecho.

    Sensación de ahogo y espasmos, acompañado de una presión en la pared torácica. En algunas ocasiones algunos personas refieren dolor agudo y ardiente en la zona. Un síntoma muy común en estados de ansiedad, se da tanto en hombres como en mujeres, aunque parece que éstas ultimas son más propensas a este tipo de síntoma físico.

  • Falta de aire.

    La falta de aire o disnea es uno de los síntomas físicos más característicos de la ansiedad. Se caracteriza por sentir la respiración forzada y que los pulmones no son capaces de captar todo el aire necesario para respirar. Esta sensación puede actuar como desencadenante de otros síntomas, ya que la persona puede entrar en pánico, y desarrollar taquicardia, mareos… etc.

  • Insomnio.

    El insomnio es la incapacidad de nuestro organismo para sumergirse en un sueño continuo, profundo y reparador que nos permita despertar en un estado de descanso y frescura. No depende directamente de la cantidad de horas que consigamos dormir como de la sensación a la finalización del sueño. Puede ser un problema grave, si se mantiene de forma seguida durante al menos un mes. Puede desembocar en otros trastornos. Y el simple hecho de padecerlo, predispone a la persona a evitar ir a la cama, o incrementar su estado de angustia cuando se acerca el momento de ir a dormir, lo que a su vez hace que se acentúe. Por tanto es un síntoma que se retroalimenta a si mismo.

  • Temblores.

    Se caracterizan por la aparición de movimientos incontrolados en alg
    una parte o en la totalidad del cuerpo. Puede ser cualquier parte del cuerpo, pero referido a este síntoma físico de la ansiedad es más frecuente su aparición en las manos.

    angustia

  • Sudoración.

    Hiperhidrosis o sudoración excesiva, cuando no hay un motivo aparente que la produzca, suele ser producto de situaciones de estrés o ansiedad. Las axilas, manos, rostro o otra parte del cuerpo se ven afectados por este síntoma de ansiedad. Al igual que otros síntomas, éste se ve retroalimentando cuando la persona es consciente de su sudoración profusa, ocasionando una elevación de los niveles de estrés y haciendo que la sudoración aumente a su vez.

Otro de los síntomas comunes cuando se padece ansiedad. Bajo estados de gran estrés o ansiedad, el cuerpo activa el sistema simpático, una de las primeras cosas que hace es detener la actividad del estomago, ya que esta demanda una gran cantidad de energía de nuestro sistema. Nuestro cerebro se prepara para la huida o la confrontación y canaliza esa energía a otros sistemas de nuestro organismo. Esto ocasiona que los procesos digestivos se detengan, produciendo nauseas, o incluso vómitos con el fin de evacuar y vaciar nuestro estomago. Esto sería ideal si la situación de estrés fuera real, pero es un problema cuando esa ansiedad que provoca esos síntomas es fruto del estrés acumulado y de las preocupaciones del día a día.

  • Alteraciones de la alimentación.

    Existen tres grandes trastornos de la alimentación: la anorexia, la bulimia, y el trastorno de comer compulsivamente. No nos detendremos a detallar estos trastornos, pero su origen está relacionado con patologías nerviosas, en los que estrés y la ansiedad se convierten en componentes muy significativos.

  • Hormigueo.

Se define la parestesia como la sensación de hormigueo o adormecimiento en ciertas partes del cuerpo. Cuando ésta se manifiesta como un síntoma de la ansiedad, se suele observar en manos y brazos, y en ocasiones en las piernas (aunque es menos habitual). Es un síntoma que puede resultar en cierta medida confuso, ya que en ocasiones aparece en estados aparentes de tranquilidad. En un principio comienza con una sensación de adormecimiento o hormigueo en las manos, seguido de una sensación de frío, entumecimiento y pequeños pinchazos.

  • Tensión y rigidez muscular.

    Una de las reacciones normales del cuerpo cuando nos tiene que preparar física y mentalmente para dar respuesta a una amenaza, es la de contraer y tensar nuestros músculos con el fin de preparar la huida o la confrontación. Pero esto puede llegar a ser un problema ya que nuestro cerebro, no puede distinguir si el estrés que está sufriendo es fruto de una amenaza real, o de la acumulación de estar sometido a una prolongada situación de tensión y ansiedad mantenida en el tiempo. Si la situación de activación no desaparece, el síntoma se mantendrá provocando un estado de tensión y rigidez muscular permanente.

Antes de continuar, examinemos algunos datos que nos servirán de orientación para determinar las causas de la ansiedad antes de visitar a nuestro especialista:

Las enfermedades psicosomáticas son más habituales de lo que se puede imaginar, se estima que alrededor del 12% de la población en Europa se ve afectada y el 25% de las personas que acuden a su médico de cabecera lo hacen por afecciones relacionadas con este motivo.

ansiedad sintomas fisicos

Pasemos ahora a definir que es una enfermedad psicosomática:

Se dice que alguien presenta somatizacion en el momento que se encuentra bajo uno o más síntomas físicos, pero tras ser evaluados por un médico no pueden ser asociados a una enfermedad médica (en relación a esto consulte la relación entre los síntomas físicos y psicológicos de la ansiedad).

Otra característica es que esos síntomas son excesivos en comparación con la enfermedad que los podría ocasionar.

En la actualidad existe una gran dificultad en la detección de las enfermedades somáticas, el escaso tiempo en las consultas y el difícil diagnostico que entraña son dos de los principales motivos.

Los médicos en primera instancia suelen centrarse en los síntomas físicos de la enfermedad obviando los motivos que la pueden estar ocasionando. Las personas acaban visitando a varios médicos sin que aparentemente consigan detectar el problema y continúan encontrándose mal y padeciendo los mismos síntomas. Es en muchos de estos casos cuando nos encontramos ante problemas de tipo sintomáticos.

En este enlace del National Institute of Mental Health puede consultar un artículo donde se da respuesta a varias preguntas sobre el trastorno de ansiedad generalizada, y el reflejo que ésta causa en nuestro organismo a través de la manifestación de la ansiedad síntomas físicos.

Entre el grupo de manifestaciones sistematológicas que produce la ansiedad nos encontramos con los síntomas físicos. Estos pueden ser de distinta índole y afectar a diversas áreas de nuestro organismo.

En principio, existe tratamientos para controlar los síntomas físicos de la ansiedad que contribuirán a una mejora generalizada del proceso.

Otro tipo de síntomas de ansiedad, como hemos comentado son los psicológicos que también podrás consultar a través de esta página.

Si la activación neurofisiológica es muy elevada pueden aparecer alteraciones en la alimentación, el sueño y la respuesta sexual.

En el siguiente vídeo podrás ver una información muy interesante sobre los síntomas físicos que presenta la ansiedad desde un punto de vista más detallado:

 

Si el proceso de ansiedad se extiende en el tiempo se puede cronificar, el siguiente artículo nos relata como funciona la ansiedad crónica.

El Dr. Francisco José Martín, comenta en el programa “El Psicólogo en Casa”, aspectos sobre la ansiedad que podrás escuchar en el siguiente audio, entre los que se citan los síntomas físicos de la ansiedad:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *