TOC – (Trastorno Obsesivo Compulsivo)

¿Qué es?

El TOC es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por pensamientos intrusivos, obsesivos, persistentes en el tiempo y que acuden de forma recurrente, provocando una sensación de angustia y aprehensión. Esto lleva a la persona que lo padece, a realizar conductas repetitivas y recurrentes, llamadas compulsiones, destinadas a mitigar o aplacar la ansiedad provocada por estos pensamientos.




Puede presentarse a cualquier edad, y debido a sus síntomas es una enfermedad mental discapacitante. Se encuentra entre las cinco enfermedades psiquiátricas más comunes y entre las veinte más discapacitantes según la OMS. Las personas afectadas, normalmente tienen una calidad de vida muy baja, e incluso pueden provocar la baja laboral temporal o permanente debido al agotamiento mental al que se ven sometidos estos pacientes.

Las personas afectas por el Trastorno Obsesivo-Compulsivo, suelen avergonzarse ante los demás de su estado, por lo que son reacios a buscar ayuda hasta pasado mucho tiempo inmersos en la enfermedad. Es muy común que estos pacientes sufran cuadros recurrentes de depresión.

TOC

Todavía se sigue investigando sobre cómo se origina el trastorno, pero diversos estudios apuntan que el factor genético cobra una relevante importancia. También se ha observado como el componente educacional en la infancia también puede influir en el desarrollo de la enfermedad, sobre todo en modelos en los que la rigidez ha sido predominante.

Por tanto, aunque se desconocen los motivos exactos, todo apunta a que los factores biológicos en conjunción con factores sociales, sobre tod

toc y gluten

o aquellos relacionados con la educación, son las causas más características que pueden influir en el desarrollo del trastorno.

Parece ser que la mayoría de las personas que sufren TOC, tuvieron en el pasado padres demasiado estrictos y controladores, que ya desde la niñez provocaron ansiedad, falta de seguridad y de autoestima, produciendo preocupaciones y pensamientos negativos, que ya en la adolescencia y la edad adulta ocasionarían las obsesiones y compulsiones.

Las personas que padecen Trastorno Obsesivo – Compulsivo, suelen ser conscientes de su enfermedad, de igual modo que para sus familiares y amigos. Éstos suelen mostrarse enfadados y molestos con el afectado producto de la frustración de no conseguir que la persona deje de realizar sus acciones compulsivas. En otras ocasiones intentan colaborar con las acciones compulsivas del paciente, lo que se considera contraproducente. Por tanto, es muy importante que la persona se someta a tratamiento lo antes posible.

Características del TOC.

Obsesiones.

Pensamientos, ideas o imágenes que incitan a impulsos persistentes o recurrentes de tipo egodistónico. Es decir, que no se generan de forma voluntaria, sino que son percibidos de forma invasiva y se experimentan de manera exagerada o sin sentido. En un principio, la persona intenta obviarlos y evitarlos, cuando no lo consigue activará los movimientos repetitivos y compulsivos destinados a paliar la ansiedad que generan dichas obsesiones.

Compulsiones.

Conductas que se realizan de una forma estereotipada y repetitiva, cuyo principal objetivo es reducir la ansiedad provocada por las obsesiones. La acción repetida no es un fin en si mismo, sino que está destinada a evitar una situación relacionado con la obsesión, y por tanto reducir la ansiedad que esta produce. Esta conducta se realiza con una percepcióntrastornos obsesivo compulsivo subjetiva de que el acto no tiene sentido en si mismo, y por tanto hay un deseo (por lo menos al principio) de resistirse a la acción, ya que el acto en cuestión no reporta placer en si mismo, sino que se utiliza como un mecanismo para aliviar la ansiedad. El paciente, en seguida percibe, que la realización unitaria del acto no basta para reducir la ansiedad, y comienza la repetición constante para sentir alivio, lo que le hace entrar en un círculo vicioso, que no hace que reforzar la propia conducta repetitiva.

Es un trastorno estadísticamente hablando que se da de igual forma en hombres y mujeres.

Las compulsiones no deben ser confundidas con las manías, que no dejan de ser actos que posee la población en general y no limitan la vida del individuo. Las compulsiones se presentan con una frecuencia e intensidad exagerada, y lastran todos los aspectos fundamentales de la vida de la persona.

Tipos de TOC.

Relación de los tipos de Trastorno Obsesivo – Compulsivo más comunes:

Limpiadores y lavadores:

Pensamientos recurrentes sobre el miedo a las enfermedades, microorganismos y a ser contagiados. Lavan repetidamente sus manos, usan guantes y desinfectantes. Lavan asiduamente su ropa y tienen una excesiva limpieza de su casa, pero nunca consiguen librarse de la sensación de suciedad y contaminación.

Hipocondríacos y somáticos:

TOC hipocondriaco

Pensamientos intrusivos y persistentes relacionados con la salud. Temen adquirir una enfermedad mortal y ante cualquier mínimo síntoma entran en situación de pánico asociándolo a cualquier enfermedad incurable. Realizan rituales recurrentes como medirse la temperatura corporal, el ritmo cardiaco, el ritmo respiratorio…

 Verificadores:

Tienen la necesidad de comprobar y verificar todo repetidamente. Sienten que si no lo hacen puede ocurrir algo catastrófico y además que no pueden confiar en su memoria. Lo que les hace desarrollar rituales de verificación, que les obliga a ellos mismos a realizar una comprobación dos, tres o cuatro veces seguidas. Por ejemplo, se aseguran de que han cerrado la puerta, apagado la luz, cerrado el gas… etc.

Repetidores:

Se obsesionan con la realización de actividades repetitivas.

Acumuladores: Suelen acumular cualquier objeto insignificante y les es muy difícil desprenderse de ellos.

Ritualizadores mentales:

Llevan a su mente imágenes o pensamientos mentales recurrentes, también conocidas como compulsiones mentales. En este caso la compulsión no es un acto sino un pensamiento, destinado a mitigar la ansiedad.




Numerales:

Obsesionados con los números que les rodean. Puede ser sólo con los números pares o impares. Realizan diversas operaciones matemáticas y de conteo, transformando los números hasta que alcanzan un supuesto valor que tenga sentido para ellos.

Perfeccionistas:

En este tipo, se incluyen personas muy autoexigentes con todo lo que hacen. Buscan la perfección obsesiva en la realización de cualquier acto y presentan una extrema necesidad de recordar o saber cualquier cosa por muy trivial que sea. También se caracterizan por desear un perfecto orden en las cosas.

Filosofales:

Viven en un estado de procesamiento filosófico y metafísico del que son incapaces de desprenderse.

Obsesivos puros:

En esta clase de TOC, la persona experimenta pensamientos perturbadores y oscuros de tipo recurrente. Al igual que los Ritualizadores mentales, la compulsión no se manifiesta a través de un acto que alivie la ansiedad, sino que lo hacen a través de la repetición de un pensamiento.

Indecisos y dubitativos:

Tienen un miedo enorme a tomar una decisión equivocada que les acarree consecuencias catastróficas.  Necesitan tener sensación de control sobre todo lo que hacen, para tener la máxima predecibilidad posible de las consecuencias de cualquier acción por muy trivial que sea para reducir su sensación de ansiedad.

Supersticiosos:

Se caracterizan por tener un alto nivel de paranoia. Mezclan el mundo real con el mundo mágico. Realizan actos recurrentes y de forma repetitiva, carentes de sentido, porque temen que puedan hacer daño a una persona amada. Tienen la sensación de que si no realizan un determinado ritual, algo catastrófico puede suceder. Son dogmáticos, y adquieren creencias populares y tienen miedo a hechos o seres sobrenaturales. (magia negra, mal de ojo, mala suerte, fantasmas, vampiros…)

Ordenadores:

TOC ordenadores

 

A este tipo de TOC se asocian aquellas personas obsesionadas con el orden de las cosas que les rodea, tienen criterios muy rígidos e innegociables y suelen inclinarse por distribuciones ordenadas y simétricas.

  Preguntadores:

Preguntan de forma obsesiva a si mismos o las demás sobre cualquier cosa por muy trivial que sea y de una forma constante y repetitiva.

 Variables cognitivas.

Las variables de tipo cognitivo más representativas del trastorno obsesivo compulsivo son:

Intolerancia a la incertidumbre:

Las personas afectadas por TOC necesitan tener un control absoluto sobre todos los aspectos de su vida para sentirse seguros, esto es debido a que posee pocas habilidades para enfrentarse a situaciones ambiguas y tienen poca capacidad ante cambios impredecibles.

Sobreestimación de la amenaza:

Mentalidad catastrófica ante las consecuencias de cualquier suceso.

Perfeccionismo:

Conjunto de ideas basadas en encontrar soluciones perfectas, sumadas a la baja capacidad de tolerancia ante imperfecciones o errores mínimos.

Responsabilidad excesiva:

Obligación tener en todo momento una conducta correcta, y percepción de una responsabilidad derivada de ciertos sucesos específicos o críticos.

Importancia de los pensamientos:

Los pensamientos son importantes en relación al significado atribuido. “fusión pensamiento acción”

Importancia dada sobre el control de los pensamientos propios:

Realizan duros esfuerzos por alejar o incluso eliminar ciertos pensamientos. Necesidad constante de controlar todos los pensamientos.

Dogmatismo:

Rigidez de ideas.

Causas del TOC.

Existen teorías que sugieren una base biológica para el TOC. Después de aplicar diversas técnicas de representación del cerebro, se ha podido comprobar algunas anormalidades en el lóbulo frontal y en los ganglios basales, que afectan a los síntomas el trastorno obsesivo compulsivo.




Adicionalmente existen otros estudios que apuntan a un funcionamiento anormal de ciertos neurotransmisores. Uno de los principales neurotransmisores afectados parece ser la serotonina, cuya principal misión es regular los estados de ánimo, la agresividad y la impulsividad. Otra de sus funciones es la de enviar información de una neurona a otra. Este proceso de neurotransmisión parece estar de alguna manera ralentizado en las personas que padecen TOC.

Existen nuevas teorías y líneas de investigación que demuestran la implicación relacional entre el intestino y el cerebro. Parece ser, que la alteración en la microbiota intestinal y la enfermedad celíaca, puedan relacionarse con el TOC. Existen casos documentados que se aprecia una remisión de los síntomas del trastorno en personas sometidas a dietas sin gluten.

A continuación te presentamos este breve e interesante documental sobre el TOC, no dejes de echarle un vistazo:

Relación con otros trastornos:

TOC y la Depresión.

Existe una relación importante entre la depresión y el TOC. La aparición de depresión en pacientes con trastorno obsesivo compulsivo oscila entre el 17 y el 35%. Suele ser secundaria a la aparición del trastorno obsesivo, de hecho, se ha comprobado que existe una probabilidad tres veces mayor de que la depresión aparezca posteriormente al TOC en lugar de precederlo. Ésta tiene lugar a desaparecer cuando los síntomas del trastorno obsesivo compulsivo remiten.

TOC y Gluten.

Parece ser que la celiaquia no afecta sólo y en exclusiva a nuestro intestino. El gluten puede producir alteraciones auto-inmunes que afecten a cualquier órgano o parte de tejido.

El Dr. Luis Rodrigo Saez, catedrático emérito de la Universidad de Oviedo, participó en la V Reunión Nacional de Trastorno Obsesivo Compulsivo celebrado en  Granada, exponiendo un nuevo concepto como el neurogluten y su relación entre el TOC y la celiaquia.

toc y gluten

Todos sabemos que los celiacos son aquellas personas que presentan una intolerancia al gluten, una proteína que está contenida en el trigo, la cebada, la avena y el centeno, así como de los productos derivados de estos cereales. También es ampliamente conocido que los efectos negativos de esta intolerancia, presenta en mayor medida afecciones al intestino y al funcionamiento de todo el aparato digestivo.




El Dr. Rodrigo ha conseguido demostrar ademas como el gluten, puede lesionar y producir inflamación en algunas zonas del cerebro causando diversos trastornos neurológicos que van desde unas simples jaquecas, a la esclerosis múltiple, pasando por epilepsia, síndrome de Tourette, polineuritis y como no TOC.

También ha conseguido curar ha determinados pacientes que se veían afectados por TOC aplicando una dieta total y absoluta libre de gluten y de forma permanente.

Tratamiento del TOC.

Principalmente existen dos vías para el tratamiento del TOC. Estás se pueden aplicar de forma separada o combinarse entre si. La terapia cognitivo-conductual se ha mostrado muy eficaz principalmente en aquellos pacientes en los que predomina las compulsiones, mientras que los psicofármacos suelen indicarse en aquellos pacientes en los que los pensamientos obsesivos tienen una mayor predominancia. En ocasiones se realiza una prescripción inicial basada en la utilización de psicofármacos, con la finalidad de reducir los síntomas iniciales, y que posteriormente la terapia conductista tenga una posterior mayor eficacia. Siempre será el psiquiatra el que determina el tratamiento más adecuado en cada caso.

Psicofármacos.

La gran mayoría, giran en torno a la inhibición de la captación del neurotransmisor llamado seretonina. Los más utilizados hoy en día son la paroxetina, fluoxetina y la fluvoxamina. Mientras que la venlafaxina y la mirtazapina se han mostrado eficaces en el tratamiento dual del TOC y la depresión asociada. La mejoría suele apreciarse a las dos semanas de su uso, y se han apreciado resultados en el 80% de los pacientes, con una remisión importante de la sintomatología del TOC.




Psicoterapia.

Conductual (Exposición con Prevención de Respuesta, EPR):

Terapia basada en someter al paciente a la idea o situación temida de forma voluntaria. Al mismo tiempo se alienta al paciente a evitar la compulsión asociada al pensamiento obsesivo.

Cognitiva:

Terapia centrada en hacer entender al paciente la naturaleza y las consecuencias reales de sus pensamientos, de forma que éste, acabe racionalizando y entendiendo su estado, consiguiendo de esta manera que los mecanismos de ansiedad no se disparen ante la presencia de estos pensamientos.

Psicoanalítica:

Basada en indagar en el origen de los pensamientos o ideas obsesivas y las conductas compulsivas, a través de asociaciones propias del paciente, para interpretar los procesos psíquicos de tipo inconsciente que están involucrados en la formación de los síntomas.

Dieta.

En pacientes cuya causa del TOC venga producido por celiaquia, una dieta libre de gluten, puede mitigar sensiblemente los síntomas y en ocasiones hasta curar de forma plena el TOC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *