Blog

Como Curar la Agorafobia de Forma Natural

Solo se necesita aprender dos cosas.

A los médicos no les gusta hablar sobre curas. Existen demasiadas enfermedades que remiten y recaen, es decir, parecen desaparecer y luego regresan de nuevo en el futuro, pero en este articulo veremos como curar la agorafobia de forma natural.

Las afecciones psiquiátricas en particular tienden a ser crónicas. Además, no están tan bien definidas como otros tipos de afecciones médicas. Algunas son claramente enfermedades, similares en todos los sentidos a cualquier tipo de enfermedad médica.

Pero otras parecen ser solo una exageración de las cualidades de la mente, el estado de ánimo y el pensamiento, que están presentes en todas las personas en uno u otro grado.

Son, en resumen, una exageración de lo normal. Por lo tanto, no es sorprendente que alguien a quien se le diagnostica un trastorno emocional -y se le trata aparentemente con éxito- pueda volver a mostrar síntomas similares en el futuro.

Estas alteraciones son parte de la condición humana. Los pacientes que se encuentran indebidamente ansiosos, por poner un ejemplo, pueden volver a estar ansiosos siempre una vez más.

Una persona que pasó una grave depresión en el pasado puede deprimirse de nuevo por todo tipo de razones diferentes.

Los trastornos de ansiedad , en particular, tienden a ser duraderos; y sin embargo, los miedos particulares, si son específicos y fácilmente definibles, pueden ser tratados y eliminados.

Por ejemplo, aquellas personas que sufren de ansiedad por que están preocupadas por su salud tienen conceptos erróneos sobre la prevalencia de enfermedades graves, sobre la importancia que dan a ciertos síntomas físicos comunes, como dolores de cabeza, sobre el peligro de los gérmenes, sobre la necesidad de dormir y comer e ir al baño regularmente, sobre la importancia de los análisis clínicos que muestran parámetros fuera del rango normal, sobre los peligros de los medicamentos; y, especialmente, se inclinan a creer sin evidencia alguna de que puedan tener una vulnerabilidad especial a padecer cualquier tipo de enfermedad en general.

Todas estas ideas son combatidas una tras otra en el tratamiento de este tipo de trastorno.

El resto de trastornos de ansiedad se pueden definir de manera similar en términos de miedos o fobias particulares que los caracterizan, por ejemplo, la importancia que para algunas personas tiene realizar cualquier tarea de forma perfecta, que es un sello distintivo del trastorno obsesivo-compulsivo.

Como se origina la Agorafobia.

Hay una serie de ideas que subyacen al trastorno de pánico y la agorafobia que generalmente lo acompaña. Algunos de estas son comunes también en otros trastornos de ansiedad:

agorafobia mundo peligroso
  • La idea de que el mundo es un lugar peligroso, y más peligroso cuanto más se aleja uno de casa.
  • La idea de que los extraños no sean dignos de confianza, incluso que puedan ser depredadores.
  • La idea de que se requiere una vigilancia permanente y constante para evitar accidentes.

Sin embargo, hay dos ideas particularmente críticas para el trastorno de pánico y la agorafobia:

  • La idea de que los sentimientos pueden volverse tan poderosos y tan desordenados que el individuo puede perder el control de su voluntad o su mente.
  • La idea de que las personas pueden quedar atrapadas en lugares comunes, como ascensores, aviones, cruzando un puente, un túnel o incluso cuando se está sentado tranquilamente en la iglesia o en un restaurante. O simplemente cuando se está de pie esperando en una cola.

Partiendo de estas premisas, para que el trastorno de pánico y la agorafobia se curen, la persona afectada solo debería tener en cuenta dos cosas principalmente, y ser plenamente consciente de ellas:

El ataque de pánico, sin importar cuán severo sea, sin importar de forma alguna las circunstancias en las que se esté produciendo, no causará nunca que el individuo afectado pierda el control de sí mismo.

Los Ataques de Panico no modifican tu conducta

Esa persona no se tirará con su coche desde un puente, ni gritará, ni hará nada peligroso o vergonzoso (aparte de alejarse de la situación fóbica perentoriamente).

Desde que los centros de control de Ansiedad y Fobias existen, no se ha constatado que ninguna persona bajo los efectos de un ataque de pánico haya tenido un accidente de coche.

Aunque ciertos individuos fóbicos pueden acabar desmayándose, como los que tienen fobia a la sangre y las heridas, en realidad, nunca podrán hacerlo mientras sufren un ataque de pánico porque la presión arterial aumenta y esto evita de facto que alguien pueda sufrir un desmayo.

Dos casos en particular vienen a mi mente en relación a lo anterior:

En una ocasión se constató que una anciana estuvo confinada en su casa durante la mayor parte de su vida de casada y coincidiendo a la vez durante el periodo que sus hijos estuvieron creciendo.

A pesar de no salir de casa nunca, ella dirigió con diligencia el hogar y a su familia.

Cuando sus hijos crecieron, decidió por algún motivo que estaba harta de quedarse en casa siempre.

Por sí sola, sin ningún tipo de tratamiento, salió al mundo exterior y durante un tiempo superó todos sus temores.

Ella nunca habría ido en busca de ayuda, salvo que un día decidió aprender a pilotar un avión. En su primer vuelo, tuvo un ataque de pánico. Después de esto, acudió a consulta para preguntar si después de su ataque de pánico era seguro para ella volar. Tras hacerle entender que sí lo era, ella consiguió obtener su licencia de piloto.

El otro caso fue el de un hombre conductor de metro.

Acudió a consulta porque estaba preocupado porque cientos de vidas dependían de él cuando conducía el tren. –“¿Está seguro de que es seguro a pesar de que sufro ataques de pánico?”-, preguntó. La respuesta como es evidente es que sí.

Por supuesto, que es posible que los pacientes con pánico tengan contratiempos al igual que todos los demás, pero no por el hecho de que sufran de ataques de pánico.

Es posible escapar de cualquiera de las situaciones que puedan originar un ataque de pánico.

La mayoría de las situaciones en las que las personas que padecen ataques de pánico se sienten atrapadas son obviamente aquellas en las que es sencillo emprender la huida: un restaurante, una conversación en un patio trasero, en un banco de la iglesia, en la cola de espera del banco.

agorafobia convenciones sociales

Se sienten atrapadas principalmente por las convenciones sociales. Tienen dificultades para levantarse y marcharse.

Un ascensor atrancado parece más difícil, pero incluso en esa situación el ascensor se puede abrir con una llave desde el exterior.

Alguien confinado en un avión puede moverse libremente la mayor parte del tiempo y no se encuentra en realidad más encerrado que alguien que se encuentre caminando por el pasillo de un edificio. Simplemente la persona fóbica siente que está atrapada.

Incluso en el sentido más literal, las personas no están realmente encerradas dentro de los confines físicos de un avión.

Un hombre extraordinario me dijo que un día tenía que tomar un vuelo directo a su casa, pero las aerolíneas disponibles en ese momento no tenían vuelo directo. Lo que hizo entonces fue algo más que sorprendente, cogió un vuelo cuya ruta sobrevolase su destino y cuando el avión estuvo próximo al aeropuerto que él prefería, fingió tener un ataque al corazón. El avión acabo aterrizando en el aeropuerto más cercano, que en este caso era el destino que el pretendía desde el principio.

Lamentablemente, o quizás, afortunadamente, la mayoría de las personas fóbicas no poseen este nivel de escrúpulos para recurrir a semejantes tácticas.

La psicoterapia es de principio a fin una experiencia de aprendizaje. Puede requerir -como lo hace en el caso de las fobias- practicar en la situación fóbica, o puede depender hasta cierto punto de más formación y educación , lo que se consigue, en gran parte, gracias a la relación terapéutica.

Pero solo se necesita aprender dos simples cosas para que el problema desaparezca.

Ejercicios para combatir la Agorafobia.

Cómo se consigue aprender estas dos lecciones:

De las dos, la lección más fácil de aprender es que la persona fóbica nunca se queda atrapada.

agorafobia espacios cerrados

Simplemente la repetición de la situación fóbica una y otra vez hace que esa situación particular sea menos aterradora.

Cualquiera puede levantarse durante el almuerzo para ir al baño. Cualquiera puede irse de un aula, un teatro o una iglesia. Cualquiera puede salir de un coche. Y en unos pocos minutos u horas, cualquiera puede salir de un avión.

Pero la segunda lección es más difícil. Para que un paciente realmente llegue a creer que no perderá el control, el paciente tiene que entrar deliberadamente en la situación fóbica y esperar entrar en pánico, como le sucedería tarde o temprano. Entonces esa persona debe permanecer en esa situación hasta que los sentimientos de pánico disminuyan, algo que lleva generalmente de cinco a diez minutos, más o menos.

Después de que una persona con pánico ha sentido la experiencia de calmarse sin huir de la situación fóbica por lo menos en diez o doce ocasiones, esa persona ya no necesitará la palabra de nadie que le convenza que ya no volverá a perder el control. Esas experiencias por si solas son las más convincentes y darán mayor seguridad al paciente de que puede sobrellevar las situaciones por si mismo.

Como tratar la Agorafobia de forma natural.

De acuerdo, ¿y después qué? ¿Cómo se sabe que un trastorno de ataque de pánico está curado?.

Una vez que la persona que sufre ataques de pánico aprende a no estar pendiente de sufrir un episodio de pánico (tal cosa acaba sucediendo) sus ataques vendrán a intervalos de tiempo cada vez más amplios y tendrán una duración de tiempo más breve. Normalmente desaparecen para siempre solo después de que el paciente ya no les presta atención. Por esa razón, cuando se le pregunta a los pacientes cuándo tuvieron su último ataque de pánico, ¡simplemente no lo pueden recordar!

agorafobia deja de pensar

Una vez que los dos malos pensamientos descritos anteriormente han perdido su efectividad, el trastorno de pánico desaparece y la fobia que surge por miedo a quedar atrapado también desaparece.

Aunque el resto de miedos no. La persona afectada aún puede tener miedo a los gérmenes o a padecer una enfermedad grave.

Estos temores representan otros trastornos de ansiedad que deben tratarse por separado, aunque de manera similar al de quedarse encerrado. Enfrentar esos miedos particulares de forma sistemática hasta que éstos puedan ser vistos de igual forma como poco realistas.


Fuente: (C) Dr. Fredric Neuman.  fredricneumanmd.com/blog


Agradecemos tu valoración 😉 :


¿Qué hacer (y no hacer) ante la Ansiedad Infantil?

10 Consejos que debes seguir para combatir la ansiedad en niños:

Cuando los niños padecen ansiedad crónica, incluso los padres más bien intencionados pueden caer en una espiral contraproducente y, por no querer que el niño sufra, lo que consiguen en realidad es exacerbar la ansiedad del crío. Esto ocurre cuando los padres, anticipando los miedos del niño, intentan protegerlos de estos.

Aquí tienes unos consejos que no debes dejar de leer para ayudar a los niños a salir del ciclo de ansiedad.

1. El objetivo no es eliminar la ansiedad, sino ayudar al niño a gestionarla.

Esta claro, que ninguno de nosotros quiere ver a un niño infeliz, pero la mejor manera de ayudar a los niños a superar la ansiedad no es tratar de eliminar los factores de estrés que la están desencadenando. Ayudarlos a aprender a tolerar su ansiedad y el motivo que la produce tan bien como puedan, incluso cuando están ansiosos. Y como resultado de esto, la ansiedad disminuirá o desaparecerá con el tiempo.

2. No evites las cosas solo porque hacen que el niño esté ansioso.

Ayudar a los niños a evitar las cosas que temen los hará sentir mejor a corto plazo, pero refuerza la ansiedad a largo plazo. Si un niño en una situación incómoda se enfada, comienza a llorar, no para manipular, sino porque así es como se siente, y sus padres lo alejan de allí, o le suprimen lo que teme, entonces el niño aprende ese mecanismo de afrontamiento, y el proceso tiene el potencial de repetirse.

3. Expresar expectativas positivas, pero realistas.

No puede hacerle ver a un niño que sus temores no son realistas: que no suspenderá un examen, que se divertirá patinando sobre el hielo, o que otro niño no se reirá de él durante la obra del cole. Pero puede transmitirle la confianza de que será capaz de afrontar la situación, que podrá gestionarla y que, a medida que enfrente sus miedos, el nivel de ansiedad disminuirá con el paso del tiempo. Esto le dará al niño confianza y entenderá que usted empatiza con su situación y por tanto, que no le pedirá que haga nada a lo que no pueda enfrentarse.

4. Respeta sus sentimientos, pero no los fortalezcas.

Es importante entender que la validación no siempre significa estar de acuerdo.

Por tanto, si un niño está aterrorizado porque tiene que ir al médico a vacunarse, no intente minimizar sus miedos, pero tampoco tiene que amplificarlos. Escuche y sea empático, ayúdele a comprender el motivo por el que está ansioso, y anímele a sentir que puede enfrentar sus temores. El mensaje que desea transmitirle es: «Sé que tienes miedo…, está bien, estoy aquí, y te voy ayudar a superar esto«.

5. No hagas preguntas directas.

Anime a su hijo a que hable sobre sus sentimientos, pero trate de no hacer preguntas directas sobre aquello que sabe que le angustia: «¿Estás preocupado por el gran examen? ¿Te preocupa la feria de ciencias? «Para evitar alimentar el ciclo de ansiedad, simplemente haga preguntas abiertas¿Qué te parece la feria de ciencias? «

ansiedad en niños

6. No refuerce los miedos del niño.

Lo que no quiere hacer es decir, con el tono de voz o lenguaje corporal: «Tal vez esto es algo por lo que deberías estar preocupado«.

Digamos que un niño ha tenido una experiencia negativa con un perro. La próxima vez que esté cerca de un perro, es posible que el padre este ansioso por temer que la experiencia se pueda repetir, y es posible que envíe involuntariamente esta sensación al niño, haciendo de hecho, que el niño se preocupe y a su vez active sus mecanismos de ansiedad.

7. Anime al niño a tolerar su ansiedad.

Hágale saber a su hijo que aprecia el esfuerzo que está haciendo por enfrentarse a sus miedos y por gestionar la ansiedad con el fin de alcanzar su objetivo. 

Realmente esto le enseña a enfrentarse a la vida y a aceptar que la ansiedad tiene su curva natural. Se conoce como la «curva de habituación«: disminuirá con el tiempo a medida que continúe teniendo contacto con el factor estresante. Puede que no baje a cero, puede que no baje tan rápido como quisiera, pero así es como todos superamos nuestros miedos.

8. Trate de reducir el tiempo de anticipación.

Cuando tememos algo, el momento más difícil es antes de hacerlo.

Por tanto, otra regla de oro para los padres es tratar de eliminar o reducir el tiempo de anticipación. Si un niño está nervioso por ir a una cita con el médico, no inicie una discusión sobre el tema dos horas antes de ir; esto probablemente hará que el niño tenga más motivos para estar ansioso. Intente reducir ese tiempo al mínimo.

9. Piense las soluciones junto al niño.

A veces ayuda hablar sobre lo que pasaría si el temor del niño se hiciese realidad: ¿qué es lo que haría? 

ansiedad infantil gestion

Un niño que esté ansioso por separarse de sus padres podría estar preocupado por lo que sucedería si no viniesen a buscarle. Pues entonces, hablamos de cómo afrontarlo. Si tu madre no viene al final del entrenamiento, ​​¿qué harías? «Bueno, le diría al entrenador que mi madre no ha venido a buscarme«. ¿Y qué crees que haría entonces el entrenador? «Bueno, entonces él llamaría a mi madre. O esperaría conmigo«.

Una niña que tiene miedo de que un desconocido venga a recogerla puede tener una palabra clave con sus padres que cualquiera persona que ellos enviasen conocería. Para algunos niños, tener un plan puede reducir la incertidumbre de una manera saludable y efectiva.

10. Intente enseñar formas saludables de gestionar la ansiedad.

Hay muchas formas en que puede ayudar a los niños a gestionar sus temores dejándoles ver cómo se las arregla usted mismo con la ansiedad.

Los niños son “como esponjas”, y lo asimilan todo. Si le ven quejándose desesperadamente por teléfono a un amigo y ven que no puede manejar el estrés o la ansiedad pues absorberán esa forma de gestionar los problemas.

No se está diciendo que haga como que nunca sufre estrés y ansiedad, pero deje que los niños le escuchen y le vean gestionando las situaciones con calma, con tranquilidad, mostrándoles de este modo cómo se gestionan las situaciones problemáticas.


Fuente: https://childmind.org/article/what-to-do-and-not-do-when-children-are-anxious/


Agradecemos tu valoración 😉 :


Cómo combatir el Trastorno Obsesivo Compulsivo

El experimentado psicólogo Fred Penzel ha participado activamente en el tratamiento del TOC desde 1982 y ha tratado más de 850 casos del trastorno. Durante todo ese tiempo, ha obtenido innumerables y valiosos conocimientos, que piensa son herramientas importantes para que cualquier persona sepa como combatir el trastorno obsesivo compulsivo.

El inminente psicólogo ha concentrado el conocimiento adquirido a través de su experiencia en una lista de 10 puntos que pueden ser de gran valor para las personas que se enfrentan a este tipo de trastorno.

La recopilación de este tipo de listas siempre parece algo arbitrario en términos de qué incluir, pero de todos modos,  hay un cierto conjunto de datos aquí reunidos que pueden hacer que los intentos de recuperación de cualquier persona afectada sean más efectivos.

Algunos de estos puntos pueden parecer obvios, pero siempre llama la atención la poca información que los nuevos pacientes, personas inteligentes e informadas, parecen tener acerca del tratamiento.

Puede que no le gusten algunas de las cosas de la lista, ya que pueden no ser lo que desea escuchar. No tienen que gustarle. Sin embargo, si desea cambiar, deberá aceptarlas.

Los conceptos de cambio y aceptación van de la mano y se definen entre sí. Hay algunas cosas que podrá cambiar y otras en cambio que tendrá que aceptar. Es importante distinguir entre las dos, para no terminar dirigiendo mal sus esfuerzos.

como combatir el trastorno obsesivo compulsivo

Estos son los puntos que tiene que conocer si quiere combatir eficazmente el Trastorno Obsesivo Compulsivo:

1. El TOC es crónico.

Esto significa que es como tener asma o diabetes. Puede controlarlo y recuperarse, pero, en la actualidad, no existe cura. Es un problema que  siempre estará ahí latente, incluso cuando ya no afecte directamente a su vida.

Las teorías actuales son que probablemente sea de origen genético, y no esté dentro de nuestro alcance actual tratar a ese nivel.

Las técnicas que tendrá que aplicar para tratarlo controlan realmente el TOC, y si no aprende a utilizarlas eficazmente a lo largo de su vida, correrá el riesgo de una recaída. Esto significa que si no usa las herramientas proporcionadas en la terapia cognitivo / conductual o si deja de tomar su medicación (en la mayoría de los casos) pronto se encontrará padeciendo los síntomas una vez más.

2. Dos de las principales características del TOC son la duda y la culpa.

Si bien no se entiende por qué esto es así, estos se consideran sellos distintivos del trastorno.

A menos que comprenda estos extremos, no podrá entender el TOC. En el siglo XIX, el TOC era conocido como la «enfermedad de la duda».

El TOC puede hacer que un paciente dude incluso de las cosas más básicas sobre sí mismo, sobre otros o sobre el mundo en el que vive. Se ha visto pacientes dudar de su sexualidad, su cordura, percepciones,  creer que se van a convertir en asesinos, etc. Incluso se ha visto a pacientes tener dudas sobre si realmente estaban vivos o no.

La duda es una de las cualidades más enloquecedoras del TOC. Puede anular incluso la inteligencia más aguda. Es una duda que no se puede apagar. Es duda elevada a la potencia más elevada. Es lo que hace que quienes lo padecen controlen las cosas cientos de veces, o que hagan interminables preguntas sobre ellos mismos o sobre los demás. Incluso cuando se encuentra una respuesta, puede durar solo varios minutos, para desaparecer poco después como si nunca hubiera estado allí. Sólo cuando los pacientes reconocen la inutilidad de tratar de resolver esta duda, pueden comenzar a progresar.

toc culpa

La culpa es otra parte insoportable del trastorno. Es bastante fácil hacer que las personas con TOC se sientan culpables de casi cualquier cosa, ya que muchos de ellos ya tienen una predisposición. A menudo se sienten responsables de cosas que nadie nunca se responsabilizaría a si mismo.

3. Aunque puedes resistirte a la compulsión, no puedes negarte a pensar en un pensamiento obsesivo.

Las obsesiones son eventos mentales generados bioquímicamente que parecen asemejarse a los propios pensamientos reales, pero no lo son. Un paciente solía referirse a esto como «Sus pensamientos sintéticos». Como billetes falsos que son reales, o como una fruta de cera es una fruta real.

Como eventos bioquímicos, no pueden simplemente apagarse a voluntad. Los estudios en supresión de pensamiento han demostrado que cuanto más trate de no pensar en algo, más lo hará de forma paradójica . El verdadero truco para lidiar con las obsesiones que se recomienda aplicar a los pacientes es: «Si quieres pensar menos en eso, piénsalo más«.

Tampoco puedes huir o evitar los temores que resultan de las obsesiones. El miedo, también, se origina en la mente, y para recuperarse, es importante aceptar que no hay escapatoria. Los temores deben ser confrontados.

Las personas con TOC no permanecen cerca de las cosas que temen el tiempo suficiente como para comprender la realidad; es decir, que sus miedos son injustificados y que la ansiedad se habría ido de todos modos por sí misma, sin una compulsión o actividad neutralizadora.

4. La terapia cognitiva / conductual es la mejor forma de tratamiento para el TOC.

La Terapia Cognitiva / Conductual (TCC) se considera la mejor forma de tratamiento para el TOC. Se cree que el TOC es un problema genético con componentes conductuales y no de origen psicológico. La terapia de conversación ordinaria, por tanto, no será de mucha ayuda. Nunca se ha demostrado que repasar eventos pasados ​​en su vida o tratar de descubrir dónde se equivocaron sus padres al criarlos alivie los síntomas del TOC. Otras formas de tratamiento conductual, como el entrenamiento de la relajación o la detención del pensamiento (colocarse una banda elástica en la muñeca y decirse a uno mismo la palabra «Para» cuando se tiene un pensamiento obsesivo) tampoco son de utilidad. El tipo de terapia conductual que ha demostrado ser más eficaz para el TOC se conoce como Exposición y Prevención de Respuesta (EPR).

EPR consiste en confrontar gradualmente los pensamientos y situaciones temerosas mientras se resiste a la realización de compulsiones. El objetivo es permanecer con lo que desencadena la ansiedad para desarrollar una tolerancia a el pensamiento o la situación, y aprender que, si no se toman medidas de protección, nada sucederá.

toc compulsion

Las personas con TOC no permanecen lo suficientemente en situaciones temidas para ver la realidad. Se intenta, por tanto, que los pacientes permanezcan en situaciones temidas hasta el momento en que aparece una especie de fatiga en el sujeto.

Nuestro objetivo es utilizar esta idea. Diciéndole: «No puedes aburrirte y sentir miedo al mismo tiempo ante la misma situación«. Las compulsiones también son parte del problema y deben eliminarse para que se produzca el proceso de recuperación.

Hay dos cosas que tienden a sustentar las compulsiones. Una es que al practicarlas, el paciente se siente más convencido de la realidad de sus obsesiones, y por tanto se ve obligado a repetirlas una y otra vez. Otro es que el hábito también mantiene a algunas personas realizando compulsiones, a veces mucho después de que el momento que las provocó haya desaparecido.

El componente cognitivo de la Terapia Cognitivo – Conductual enseña a cuestionar la probabilidad de que los miedos se hagan realidad, y desafiar su lógica subyacente (siempre irracional y, a veces, incluso bizarra).

5. Si bien la medicación es una ayuda, no es un tratamiento completo en sí mismo.

Está en la naturaleza humana querer siempre soluciones rápidas, sencillas y simples a los problemas de la vida.

Si bien todas las personas con TOC desearían que hubiera una bala medicinal mágica para eliminar sus síntomas, en realidad no existe nada parecido en este momento.

toc farmacos

Los medicamentos no son el tratamiento «perfecto»; sin embargo, son un tratamiento «bastante bueno». En términos generales, si puede obtener una reducción en sus síntomas de 60 a 70 por ciento, se considera un buen resultado. Por supuesto, siempre hay alguien que puede decir que una medicación en particular suprimió por completo sus síntomas. Son la excepción a la regla. La gente siempre se hace la misma pregunta: «¿Cuál es la mejor medicación para el TOC?» La respuesta es sencilla: «La que mejor funcione para usted«.

Hay un dicho sobre los medicamentos: «Todo funciona para alguien, pero nada funciona para todos«. El hecho de que un medicamento en particular funcionó para alguien que conoce, no significa que vaya a funcionar también para usted.

Depender únicamente de la medicación probablemente signifique que no se eliminarán todos los síntomas y que siempre se será susceptible de una importante recaída si se suspende.

Los estudios de descontinuación (donde los que solo han sido tratados con medicación y acordaron su suspensión) han demostrado tasas extremadamente altas de recaída. Esto se debe a que los medicamentos no son una cura, sino son más bien un control. Incluso cuando funcionan bien, y se deja de tomarlos, la química revertirá pronto (por lo general, en unas pocas semanas) a su antiguo estado inicial.

Los medicamentos son extremadamente útiles como parte de un tratamiento integral junto con Terapia Cognitivo – Conductual. De hecho, deberían ser considerados como una herramienta para ayudarle a hacer terapia. Dan una ventaja al reducir los niveles de obsesión y ansiedad.

Mientras aquellas personas con TOC leve frecuentemente pueden recuperarse sin el uso de medicación, la mayoría de los pacientes los necesitarán para tener éxito. Un desagradable inconveniente que existe con la medicación es el estigma que se le atribuye. Tener que usarla no significa que se sea más débil que otras personas, solo que la química particular de cada uno es lo que requiere para alcanzar el éxito.

No se puede pelear siempre contra la química del cerebro sin ayuda. La utilización de medicamentos psiquiátricos tampoco significa que alguien esté «loco».

Las personas con TOC no están locas, delirantes o desorientadas. Cuando se alivian los síntomas, son tan funcionales como cualquier otra persona.

6. No puede y no debe depender de la ayuda de otros para controlar su ansiedad o mejorarse.

Para empezar, y más obvio, siempre estás contigo mismo. Si confía en los demás para controlar su ansiedad tranquilizándolo, respondiendo a sus preguntas, tocando cosas para usted o participando en sus rituales, ¿qué hará cuando esas personas no estén cerca?.

Es probable que se quede inmóvil e indefenso. Lo mismo se aplica si solo trabaja en su terapia cuando otros le obligan o se lo recuerdan. Nadie puede querer que se recupere más que usted mismo. Si su motivación es tan baja que no puede continuar por su cuenta (suponiendo que no sufra un caso de depresión sin tratar), entonces no habrá aprendido nada sobre lo que se necesita para recuperarse del TOC.

Como se mencionó al principio,  el TOC es crónico, y deberá aprender a gestionarlo a lo largo de toda su vida. Ya que puede encontrarse solo en cualquier momento, impredeciblemente, siempre necesitará ser completamente independiente en la gestión del TOC.

7. El objetivo de cualquier buen tratamiento es enseñarte a convertirte en tu propio terapeuta.

En línea con el último punto, un buen tratamiento cognitivo / conductual debe apuntar a darle las herramientas necesarias para manejar sus síntomas de manera efectiva. A medida que avanza la terapia, la responsabilidad de dirigir su tratamiento debe cambiar gradualmente de su terapeuta a usted

Mientras que el terapeuta puede comenzar dándole tareas diseñadas para ayudarle a enfrentar y superar sus miedos, eventualmente debería aprender a detectar situaciones difíciles por su cuenta y asignarse tareas difíciles para solventar. Esto será un método de cómo deberá gestionar las cosas a lo largo de su vida.

8. No puede confiar en su propia intuición para decidir cómo lidiar con el TOC.

Al usar su intuición para lidiar con lo que las obsesiones pueden estar diciéndole, siempre hay algo seguro con la que puede contar: siempre lo llevará en la dirección equivocada. Es natural querer escapar o evitar lo que se teme. Es instintivo, sorprende lo natural que es. Puede estar bien cuando se enfrenta a un perro agresivo o un atracador pero, dado que el miedo en el TOC resulta de pensamientos recurrentes dentro de su cabeza, de eso no se puede escapar. El escape momentáneo del miedo, hace que las compulsiones den motivos ridículos a las personas para que dependan de ellos.

toc obsesion

Si bien las compulsiones comienzan como una solución, pronto se convierten en el problema principal a medida que comienzan a tomar el control de su vida.

Las personas con TOC nunca aguantan lo que temen el tiempo suficiente para descubrir que lo que temen no tiene razón de ser. Solo haciendo lo contrario de lo que el instinto dicta será capaz de descubrir la realidad de los hechos.

9. Conseguir la recuperación lleva tiempo.

¿Cuánto tiempo se tarda? La respuesta es: lo necesario para cada individuo. La experiencia dicta, que el caso promedio no complicado de TOC lleva de seis a doce meses para completarse con éxito.

Si los síntomas son graves, si la persona trabaja a un ritmo lento o si también hay otros problemas, puede llevar más tiempo. Además, algunas personas necesitan trabajar en la rehabilitación de sus vidas después de que el TOC esté controlado. 

El TOC a largo plazo, puede tener un alto coste en el desempeño vital de las personas que lo sufren. Puede que haya pasado mucho tiempo desde que se socializaron, tuvieron un trabajo o realizaron tareas domésticas cotidianas, etc. Incluso algunas personas nunca han hecho estas cosas antes. Volver a retomar estas actividades puede aumentar el tiempo que lleve culminar el tratamiento.

Sin importar cuánto tiempo lleve, es crucial llevar el proceso hasta el final. No existe nada como «parcialmente recuperado«. Aquellos que creen que pueden asumir solo aquellos síntomas con los que se sienten cómodos, pronto se encontrarán de nuevo en el punto de partida.

Los síntomas no tratados tienen forma de expandirse para llenar el espacio dejado por aquellos otros que han sido suprimidos o atenuados. Al explicar esto a los pacientes, se compara con la cirugía para el cáncer. Te preguntas: «¿Quieres que el cirujano lo elimine todo o que deje algo?» O, dicho de otra manera, no es un juego en el que simplemente se pueda abandonar a mitad de partida y se pueda conservar las ganancias acumuladas.

10. La recaída es un riesgo potencial contra el que hay que protegerse.

Hay un refrán que ilustra este último punto: «La recuperación sólo es el 50% del trabajo y mantenerse bien es el otro 50%«. De hecho, regresamos al Punto #1, que dice: el TOC es crónico.

Esto nos dice que, aunque no hay cura, se puede superar con éxito y vivir una vida que no difiera de la de otras personas. Una vez que alguien llega al punto de recuperación, hay varias cosas que se deben hacer para seguir asi.

Como se menciona en el Punto #7, el objetivo de la terapia es enseñar a las personas a convertirse en sus propios terapeutas. Dotarles de  las herramientas para lograrlo. Una de estas herramientas es el conocimiento de que las situaciones temidas ya no se pueden evitar.

El principio operativo general es que las obsesiones siempre deben ser confrontadas inmediatamente, y todas las compulsiones deben ser resistidas.

Cuando se observa que las personas recaen, generalmente se debe a que evitaron un miedo obsesivo que luego se les fue de las manos porque siguieron realizando compulsiones. Otra causa puede ser el de una persona que cree que se curó y que suspendió su medicación sin decírselo a nadie. 

Desafortunadamente, el cerebro no se repara solo con medicación, y cuando se retiran las medicinas, la química vuelve a su estado disfuncional anterior.

Finalmente, otras personas pueden haber culminado su tratamiento por completo, pero se han negado a contarle a su médico todos sus síntomas o, por el contrario, no han ido tan lejos como han necesitado para confrontar y superar las cosas en las que sí trabajaron. 

En la búsqueda del tratamiento para el TOC, es vital el tesón y la tenacidad para abordar todos los síntomas, a fin de estar preparado para lo que pueda suceder en el futuro.

Es vital recordar que nadie es perfecto, ni nadie puede recuperarse perfectamente. Incluso en recuperaciones sostenidas en el tiempo, en ocasiones las personas pueden equivocarse y olvidar lo que se supone que tienen que hacer. Afortunadamente, siempre hay otra oportunidad para volver a recuperarse y de este modo, en lugar de que alguien se castigue a sí mismo y se deje caer, pronto podrá volver a recuperar el equilibrio si de forma inmediata vuelve a la normalidad dándole la vuelta a la situación y se enfrenta a los temores, evitando luego las compulsiones a través de las herramientas adquiridas durante el proceso terapéutico.

Finalmente, como la salud es el resultado de vivir en un estado de equilibrio, es extremadamente importante, después de la terapia, vivir una vida equilibrada, dormir lo suficiente, hacer dieta y ejercicio adecuado, relacionarse socialmente y realizar un trabajo productivo del tipo que sea. Puede ver mas detalles siguiendo estos consejos.


Fred Penzel, Ph.D. es un psicólogo licenciado que se ha especializado en el tratamiento del TOC y trastornos relacionados desde 1982. Es el director ejecutivo de Western Suffolk Psychological Services en Huntington, Long Island, Nueva York, un grupo de tratamiento privado especializado en TOC y problemas obsesivo-compulsivos relacionados y es miembro fundador de la Junta Asesora de Ciencias de OCF. Se puede encontrar más trabajo de Fred en su sitio web . La Dra. Penzel es autora de «Obsessive-Compulsive Disorders: A Complete Guide To Getting Well And Staying Well» (Trastornos obsesivo-compulsivos: una guía completa para recuperarse y mantenerse bien) , un libro de autoayuda que cubre el TOC y otros trastornos del espectro obsesivo-compulsivo.


Fuente: http://beyondocd.org/expert-perspectives/articles/ten-things-you-need-to-know-to-overcome-ocd


Agradecemos tu valoración 😉 :


También te puede interesar:

¿Cuales son los síntomas de un ataque de ansiedad?


¿Cuáles son los Síntomas de un Ataque de Ansiedad?

Saber cuáles son los síntomas de un ataque de ansiedad ha demostrado ser una cuestión difícil de discernir entre la gente de a pie. En muchas ocasiones, sentimos graves síntomas que atribuimos a un serio problema de salud (como estar sufriendo un ataque cardiaco) , pero cuando somos atendidos por un profesional de la medicina, éste descarta cualquier afección grave y lo atribuye a un ataque de ansiedad o crisis de pánico.

Por tanto, ¿como saber cuando nuestros síntomas físicos de la ansiedad corresponden a una enfermedad o problema de salud, o cuando estamos sufriendo un ataque de ansiedad?

cuales son los sintomas de un ataque de ansiedad
Ataque de Ansiedad

En este post intentaremos dar respuesta a esta pregunta y otras cuestiones relacionadas con las crisis de ansiedad, pero antes de nada debemos conocer cuales son los síntomas que se dan durante un ataque de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas después de un ataque de ansiedad?

Conocer cuáles son los síntomas de un ataque de ansiedad, se vuelve en este caso fundamental para poder analizar si lo que estamos sufriendo es un ataque de ansiedad grave o por el contrario nuestros síntomas corresponden a otra patología.

Existen trece síntomas característicos definidos por el Manual de Trastornos Mentales DSM-V que se dan cuando sufrimos un ataque de pánico.

ataque de ansiedad o al corazón

¿Ataque de ansiedad o al corazón?

Síntomas de una crisis de ansiedad:

  • Sudoración.
  • Sensación de ahogo o falta de aire.
  • Sentir presión o malestar en el pecho.
  • Elevación de la frecuencia cardíaca, palpitaciones o sacudidas en el corazón (taquicardia).
  • Temblores.
  • Sensación de atragantarse.
  • Molestias en el estomago o nauseas.
  • Sentir que te vas a desmayar, mareo o inestabilidad.
  • Sofocos o escalofríos.
  • Sensación de hormigueo, adormecimiento, acorchamiento.
  • Miedo a creer que se va a morir.
  • Miedo a estar volviéndose loco o a perder el control.
  • Alteración de la percepción o de la experiencia del mundo exterior de forma que aquel se presenta como extraño o irreal.

https://www.youtube.com/watch?v=ANA6OQ9tVBw

Saber diferenciar cuales son los síntomas de la ansiedad y ataques de pánico, es importante a la hora de diagnosticar una crisis, ya que según el Manual de Trastornos Mentales tienen que concurrir por lo menos cuatro de estos síntomas de forma simultanea para identificar un ataque de ansiedad.

Causas de un ataque de pánico.

Las causas que desencadenan una crisis de ansiedad no están claramente definidas. En cada persona pueden ser diferentes, pudiendo ser en ocasiones predecibles o totalmente inesperadas.

Hay momentos, en los que una persona se encuentra en un estado de nerviosismo porque se acerca el momento de un acontecimiento que le produce un gran estrés: la fecha de un examen, un viaje, tener que hablar en público… son algunos de estos ejemplos.

En estos casos, es habitual anticipar la tensión y el estrés de la situación venidera, haciendo que en la persona se desencadenan los mecanismos de huida-lucha del organismo activando los síntomas de la ansiedad asociados a ella (taquicardia, sudoración, hiperventilación…) resultando al final, el tan temido ataque de pánico más o menos fuerte en función de las circunstancias y la persona en cuestión.

En otras ocasiones, la persona se puede encontrar en un aparente estado de tranquilidad que no hace prever ninguna situación anormal. Pero la tensión, el estrés, el nerviosismo y las preocupaciones acumuladas durante largo tiempo pueden desencadenar algún síntoma de la ansiedad (una taquicardia, molestias en el estomago…), y hacer que la percepción de este síntoma precipite una crisis de ansiedad.

¿Qué hacer o cómo actuar ante un ataque de ansiedad?

Cuando se está sufriendo un ataque de ansiedad, lo primero que hay que saber es que se está sufriendo una crisis de pánico. Es algo muy obvio, pero importantísimo.

Duración:

Un ataque de ansiedad tiene una duración aproximada de entre 15 y 30 minutos. Durante la crisis existe una fase aguda que suele durar unos 4 minutos aproximadamente y que se sitúa al inicio del ataque de pánico.

duración ataque de ansiedad
Duración ataque de ansiedad

Pues bien, durante una crisis de ansiedad tenemos que ser muy conscientes de que lo que estamos sufriendo sólo es un ataque de ansiedad y que pasará. Que no podemos hacer nada, y que en sólo cinco minutos habrá pasado. Esta es la mejor solución que podemos adoptar: Consciencia (ser conscientes de lo que nos está ocurriendo sólo es un episodio de ansiedad) y aceptación (de que éste, pasará por si sólo, sin que tengamos que hacer nada).

Otros consejos o soluciones que podemos adoptar:

No huir: Como hemos dicho anteriormente los ataques de ansiedad se atenúan por si solos una vez pasado los primeros cinco minutos. Si durante esta fase aguda, emprendemos la huida (de un lugar o una situación), podemos asociar la remisión de la ansiedad con la huida (cuando en realidad ésta ha desaparecido sola), y acabar haciendo que desarrollemos fobias (como la agorafobia o la fobia social por ejemplo). En lugar de huir, debemos buscar un sitio tranquilo donde aplicar el principio básico CONSCIENCIA Y ACEPTACIÓN y esperar a que los síntomas del ataque de ansiedad remitan.

No realizar Rituales: Algunas personas cometen el error de practicar algún tipo de ritual extraño o seguir alguna superstición con el que suponen que frenan o consiguen detener un ataque de ansiedad. Este tipo de prácticas pueden asociar la disminución de la ansiedad con la ejecución del ritual practicado, (cuando en realidad, como ya hemos dicho anteriormente, el ataque de pánico esaparece por si sólo), y puede acabar haciendo que desarrollemos algún tipo de Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

No atosigar a la persona que está sufriendo un ataque de ansiedad: Cuando alguien está sufriendo una crisis de angustia, es muy importante que no tenga ocho personas (por ejemplo) a su alrededor interesándose por su estado, ya que puede resultar contraproducente. Con una sola persona que la asista y la apoye durante la crisis es suficiente.

Respirar profundamente. El control de la respiración se vuelve fundamental. Como ya hemos dicho, durante la fase aguda de un ataque de ansiedad, hay poco que la persona pueda hacer, pero una vez transcurrida ésta y recuperado un poco el control sobre nosotros mismos debemos ejercer control sobre la respiración. Inhalaciones y exhalaciones pausadas y profundas nos ayudarán a conseguir volver a un estado de normalidad con mayor rapidez.

Grounding o Técnica de poner los pies sobre la tierra: La ansiedad en realidad es el producto de la anticipación de un hecho futuro desagradable o preocupante por nuestra mente. Es decir nuestra mente se desplaza del presente al futuro trayéndonos pensamientos y preocupaciones sobre hechos que todavía no han ocurrido o que quizás nunca vayan a ocurrir.

El Grounding, es una técnica destinada a traer nuestra mente ocupada en pensamientos futuros, al momento presente, a través de la autoconsciencia de nuestro entorno y nuestro propio cuerpo. Se trata de una sencilla técnica que consiste en enumerar:

  • (5) Cinco cosas que puedas ver.
  • (4) Cuatro cosas que puedas tocar.
  • (3) Tres que puedas oír.
  • (2) Dos que puedas oler
  • (1) Una cosa que puedas saborear.

Con esto conseguimos hacer dos cosas; una, hacer que nuestra mente se concentre en una tarea, y la otra, que de forma subconsciente se sitúe en el momento presente, alejándose de las preocupaciones futuras en las que está ocupada, pasando a ser consciente del momento y el entorno en el que está, ayudándonos a atenuar y detener un ataque de ansiedad.

Ataque de ansiedad durmiendo o pánico nocturno.

En realidad el ataque de ansiedad que se produce mientras se está durmiendo, conocido también como pánico nocturno, no se diferencia del que se produce cuando se está despierto en cuanto a los síntomas y sensaciones percibidos. La gran diferencia que presenta unos respecto a los otros, es que en el caso del pánico nocturno el ataque de ansiedad nunca se puede prever a diferencia de los que ocurre en ocasiones con el ataque de ansiedad diurno.

ataque de ansiedad durmiendo
Pánico nocturno

Este tipo de ataque de ansiedad raramente se da de forma aislada, sino que más bien acompaña a un cuadro general de ansiedad que se manifiesta por el día y afecta a un porcentaje muy reducido (alrededor de un 10%) de las personas que padecen ansiedad.

Las crisis de ansiedad nocturnas tienen una duración aproximada de entre 10 y 20 minutos, lo que no los diferencia en tiempo de los ataques de ansiedad diurnos. Otra característica que comparte con los ataques de angustia que se producen durante el día, es que se producen durante la fase No-Rem del sueño, que es cuando la persona está mas relajada.

Causas del pánico nocturno:

Tres factores se han destacado por encima de muchos otros como causas de los ataques de pánico nocturno: el componente genético, alteraciones de la tiroides, tanto hipertiroidismo como el hipotiroidismo han demostrado estar muy presentes en los casos de ataques de ansiedad durmiendo, y las situaciones en las que nos encontramos con dificultades de gestión emocional.

Tratamiento para los ataques de ansiedad.

Los fármacos como medida de choque, y la terapia cognitivo-conductual como enfoque a largo plazo y solución definitiva, son los tratamientos más recomendados y utilizados para los ataques de ansiedad.

Puedes encontrar información más detallada sobre los tratamientos para los ataques de ansiedad haciendo clic en el enlace.

Existen otras técnicas que combinadas han demostrado su eficacia: llevar una dieta equilibrada, practicar deporte con regularidad, evitar las fuentes de estrés (en la medida de nuestras posibilidades), ejecutar ejercicios de relajación, evitar los estimulantes… son consejos básicos que nos ayudarán a combatir los ataques de ansiedad.


Agradecemos tu valoración 😉 :


También te puede interesar:

¿Nervios en el estómago? Como se originan y como aliviarlos.


¿Nervios en el Estómago? – Por qué se producen y como aliviarlos

Uno de los síntomas más característicos de la ansiedad es el coloquialmente conocido  como nervios en el estómago. Probablemente el malestar estomacal producto de la ansiedad, es uno de los primeros síntomas en aparecer cuando estamos en un estado de nerviosismo.

En algunas personas los nervios en el estómago y la ansiedad se manifiestan con tanta intensidad, que experimentan alteraciones tan fuertes que acaban por afectar de manera muy significativa a su calidad de vida. Las alteraciones no son sólo de tipo fisiológico, ya que cuando la persona comienza a percibir los primeros síntomas; la inquietud, el miedo, la preocupación y el estrés acaban invadiendo el estado de ánimo de la persona afectada y por tanto, estas perturbaciones afectan también al espectro psicológico.

¿Cuáles son las causas de los nervios en el estómago por ansiedad?

La ansiedad es un mecanismo natural cuya finalidad es adaptar nuestro organismo para optimizar sus capacidades de enfrentamiento o huida ante una amenaza o un peligro (ya sea real o percibido).

Cuando un proceso ansioso se desencadena en nuestro organismo, uno de los principales cambios fisiológicos o primeros síntomas de ansiedad que experimentamos (entre otros muchos), es el envío de nuestra sangre a los músculos y otros órganos importantes, para que entre otras cosas, estemos más preparados para la activación de ese mecanismo de enfrentamiento o huida ante una amenaza.

El estómago, es un órgano que necesita una gran cantidad de energía para su funcionamiento, por eso cuando se activan estos sistemas de alerta, éste deja de recibir repentinamente los aportes de nutrientes necesarios e interrumpe su actividad ocasionando multitud de síntomas desagradables que se manifiestan en distinta magnitud en función del caso.

Es muy habitual, sentir nauseas y ganas de vomitar, ya que el estómago al

nauseas nervios en el estomago
Nauseas

interrumpir su proceso digestivo intentará evacuar su contenido. A parte, esta medida, facilitaría al individuo la huida o el enfrentamiento. Por tanto es uno de los primeros síntomas físicos de la ansiedad en aparecer.

 

 

El problema viene dado, cuando la ansiedad del estómago, es producida por un problema de nervios debido a una enfermedad o patología. En este caso, el individuo siente nervios en el estómago y ansiedad sin causa justificada, ya que no hay ningún peligro inminente real, y la amenaza que percibe el organismo viene desencadenada por las preocupaciones y el estrés de la persona, que desencadenan igualmente estos sistemas.

Síntomas de la ansiedad estomacal:

Cuando nos encontramos ante alteraciones del tracto digestivo, por tener estómago nervioso es frecuente experimentar alguno o varios de estos síntomas:

  • Aumento del nerviosismo y la tensión emocional.
    nervios en el estomago
    Nervios en el estómago.
  • Sensación de tener el estómago revuelto.
  • Nauseas y dolor en la boca del estómago.
  • Tener sensación de atragantamiento, ahogamiento o de quedarse sin oxígeno.
  • Ardor en el estómago o en la boca del mismo, pesadez y acidez.
  • Nauseas.
  • Vómitos.
  • Eructos.
  • Gases.
  • Diarrea.
  • Dolor en la laringe.
  • Calambres.
  • Dolor abdominal o estomacal.

La gastritis emocional o padecer nervios en el estómago al despertar o en cualquier otro momento del día,  puede ser la causa habitual de estos síntomas, existen otros trastornos como Síndrome de Intestino Irritable, o la gastritis crónica que pueden reflejar un cuadro clínico similar, por lo que es aconsejable acudir a su medico con el fin de que diagnostique oportunamente en que situación nos encontramos.

¿Cómo combatir los nervios en el estómago?

Que hacer cuando sientes que los nervios se agarran al estómago es en ocasiones desesperante para la persona que busca los remedios definitivos para solucionar la sensación de angustia en el estómago.

remedios nervios en el estomago
Papaya, miel y jengibre

La gastritis emocional no tiene un tratamiento especifico en si mismo, ya que sólo es la causa subyacente de un problema de ansiedad, pero siguiendo una serie de consejos y remedios naturales podrás mitigar en gran medida sus síntomas o incluso hallar la solución para los nervios en el estómago.

Alimentación:

  • Una alimentación sana y ligera reducirá los síntomas cuando estés estresado. Una dieta blanda resulta muy aconsejable: arroz, sopa, verduras, fruta, pescado, leche de soja o arroz, agua son algunos de los alimentos que puedes consumir.
    alimentos para nervios en el estomago
    Alimentos que puedes tomar y lo que no debes ni tocar.
  • Es mejor realizar comidas pequeñas y frecuentes que pocas y abundantes.
  • La miel es un gran complemento para el estómago, es relajante y ayuda a proteger el revestimiento estomacal.
  • El jengibre tiene propiedades antiinflamatorias y contiene fitoquímicos que ayudan a prevenir las nauseas.
  • Tras las comidas una cucharadita de bicarbonato sódico disuelto en una taza de agua caliente, ayuda al transito y facilita las digestiones.
  • La papaya contiene enzimas digestivas y tiene efecto antiinflamatorio.

Infusiones:

  • Manzanilla: Una infusión de manzanilla tiene efectos muy beneficiosos para calmar los efectos de un estómago revuelto. Es digestiva, sedante, tónica, vasodilatadora y antiespasmódica.
infusiones ansiedad dolor estomacal
Infusiones: Manzanilla, hierbabuena y menta.
  • La hierbabuena y la menta contienen propiedades que ayudan a relajar los músculos lisos, como el estómago.

Relajación:

ejercicio y relajacion para los nervios en el estomago
Actividad física y relajación.
  • Respirar con calma.
  • Aplicar calor en el estómago.
  • Relajar el cuerpo de la mejor forma posible.
  • Evitar en la medida de lo posible las situaciones con estrés.
  • Aumentar el tiempo de relajación y descanso.
  • Realizar ejercicio físico de forma moderada.
  • Adoptar una actitud positiva.
  • Identificar el origen de la ansiedad y evitar la conducta o la situación que la provoca.

Evita por todos los medios:

cosas a evitar nervios en el estomago
Sustancias que empeoran los nervios en el estómago.
  • Alcohol
  • Tabaco
  • Estimulantes como el café, el té u otro tipo de sustancias.
  • Medicamentos anti-inflamatorios como el ibuprofeno.
  • El ácido acetil salicílico (aspirina).

Solución definitiva para la angustia en el estómago:

Los nervios en el estómago, son producto del nerviosismo y el estrés, por lo que se debe enfocar la solución definitiva al tratamiento de la ansiedad. De esta forma, si controlamos la ansiedad, conseguiremos curar los problemas subyacentes a ella como la angustia en el estómago.

Por último, si has padecido de nervios en el estómago, ansiedad estomacal o gastritis emocional comparte tu experiencia y tus consejos en los comentarios. Tus remedios pueden resultar de utilidad a otras personas.


Agradecemos tu valoración 😉 :


También te puede interesar:

Síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada.

¿Cómo combatir el Trastorno Obsesivo Compulsivo?