Cómo combatir el Trastorno Obsesivo Compulsivo

como combatir el trastorno obsesivo compulsivo

El experimentado psicólogo Fred Penzel ha participado activamente en el tratamiento del TOC desde 1982 y ha tratado más de 850 casos del trastorno. Durante todo ese tiempo, ha obtenido innumerables y valiosos conocimientos, que piensa son herramientas importantes para que cualquier persona sepa como combatir el trastorno obsesivo compulsivo.

El inminente psicólogo ha concentrado el conocimiento adquirido a través de su experiencia en una lista de 10 puntos que pueden ser de gran valor para las personas que se enfrentan a este tipo de trastorno.

La recopilación de este tipo de listas siempre parece algo arbitrario en términos de qué incluir, pero de todos modos,  hay un cierto conjunto de datos aquí reunidos que pueden hacer que los intentos de recuperación de cualquier persona afectada sean más efectivos.

Algunos de estos puntos pueden parecer obvios, pero siempre llama la atención la poca información que los nuevos pacientes, personas inteligentes e informadas, parecen tener acerca del tratamiento.

Puede que no le gusten algunas de las cosas de la lista, ya que pueden no ser lo que desea escuchar. No tienen que gustarle. Sin embargo, si desea cambiar, deberá aceptarlas.

Los conceptos de cambio y aceptación van de la mano y se definen entre sí. Hay algunas cosas que podrá cambiar y otras en cambio que tendrá que aceptar. Es importante distinguir entre las dos, para no terminar dirigiendo mal sus esfuerzos.

como combatir el trastorno obsesivo compulsivo

Estos son los puntos que tiene que conocer si quiere combatir eficazmente el Trastorno Obsesivo Compulsivo:

1. El TOC es crónico.

Esto significa que es como tener asma o diabetes. Puede controlarlo y recuperarse, pero, en la actualidad, no existe cura. Es un problema que  siempre estará ahí latente, incluso cuando ya no afecte directamente a su vida.

Las teorías actuales son que probablemente sea de origen genético, y no esté dentro de nuestro alcance actual tratar a ese nivel.

Las técnicas que tendrá que aplicar para tratarlo controlan realmente el TOC, y si no aprende a utilizarlas eficazmente a lo largo de su vida, correrá el riesgo de una recaída. Esto significa que si no usa las herramientas proporcionadas en la terapia cognitivo / conductual o si deja de tomar su medicación (en la mayoría de los casos) pronto se encontrará padeciendo los síntomas una vez más.

2. Dos de las principales características del TOC son la duda y la culpa.

Si bien no se entiende por qué esto es así, estos se consideran sellos distintivos del trastorno.

A menos que comprenda estos extremos, no podrá entender el TOC. En el siglo XIX, el TOC era conocido como la «enfermedad de la duda».

El TOC puede hacer que un paciente dude incluso de las cosas más básicas sobre sí mismo, sobre otros o sobre el mundo en el que vive. Se ha visto pacientes dudar de su sexualidad, su cordura, percepciones,  creer que se van a convertir en asesinos, etc. Incluso se ha visto a pacientes tener dudas sobre si realmente estaban vivos o no.

La duda es una de las cualidades más enloquecedoras del TOC. Puede anular incluso la inteligencia más aguda. Es una duda que no se puede apagar. Es duda elevada a la potencia más elevada. Es lo que hace que quienes lo padecen controlen las cosas cientos de veces, o que hagan interminables preguntas sobre ellos mismos o sobre los demás. Incluso cuando se encuentra una respuesta, puede durar solo varios minutos, para desaparecer poco después como si nunca hubiera estado allí. Sólo cuando los pacientes reconocen la inutilidad de tratar de resolver esta duda, pueden comenzar a progresar.

toc culpa

La culpa es otra parte insoportable del trastorno. Es bastante fácil hacer que las personas con TOC se sientan culpables de casi cualquier cosa, ya que muchos de ellos ya tienen una predisposición. A menudo se sienten responsables de cosas que nadie nunca se responsabilizaría a si mismo.

3. Aunque puedes resistirte a la compulsión, no puedes negarte a pensar en un pensamiento obsesivo.

Las obsesiones son eventos mentales generados bioquímicamente que parecen asemejarse a los propios pensamientos reales, pero no lo son. Un paciente solía referirse a esto como «Sus pensamientos sintéticos». Como billetes falsos que son reales, o como una fruta de cera es una fruta real.

Como eventos bioquímicos, no pueden simplemente apagarse a voluntad. Los estudios en supresión de pensamiento han demostrado que cuanto más trate de no pensar en algo, más lo hará de forma paradójica . El verdadero truco para lidiar con las obsesiones que se recomienda aplicar a los pacientes es: «Si quieres pensar menos en eso, piénsalo más«.

Tampoco puedes huir o evitar los temores que resultan de las obsesiones. El miedo, también, se origina en la mente, y para recuperarse, es importante aceptar que no hay escapatoria. Los temores deben ser confrontados.

Las personas con TOC no permanecen cerca de las cosas que temen el tiempo suficiente como para comprender la realidad; es decir, que sus miedos son injustificados y que la ansiedad se habría ido de todos modos por sí misma, sin una compulsión o actividad neutralizadora.

4. La terapia cognitiva / conductual es la mejor forma de tratamiento para el TOC.

La Terapia Cognitiva / Conductual (TCC) se considera la mejor forma de tratamiento para el TOC. Se cree que el TOC es un problema genético con componentes conductuales y no de origen psicológico. La terapia de conversación ordinaria, por tanto, no será de mucha ayuda. Nunca se ha demostrado que repasar eventos pasados ​​en su vida o tratar de descubrir dónde se equivocaron sus padres al criarlos alivie los síntomas del TOC. Otras formas de tratamiento conductual, como el entrenamiento de la relajación o la detención del pensamiento (colocarse una banda elástica en la muñeca y decirse a uno mismo la palabra «Para» cuando se tiene un pensamiento obsesivo) tampoco son de utilidad. El tipo de terapia conductual que ha demostrado ser más eficaz para el TOC se conoce como Exposición y Prevención de Respuesta (EPR).

EPR consiste en confrontar gradualmente los pensamientos y situaciones temerosas mientras se resiste a la realización de compulsiones. El objetivo es permanecer con lo que desencadena la ansiedad para desarrollar una tolerancia a el pensamiento o la situación, y aprender que, si no se toman medidas de protección, nada sucederá.

toc compulsion

Las personas con TOC no permanecen lo suficientemente en situaciones temidas para ver la realidad. Se intenta, por tanto, que los pacientes permanezcan en situaciones temidas hasta el momento en que aparece una especie de fatiga en el sujeto.

Nuestro objetivo es utilizar esta idea. Diciéndole: «No puedes aburrirte y sentir miedo al mismo tiempo ante la misma situación«. Las compulsiones también son parte del problema y deben eliminarse para que se produzca el proceso de recuperación.

Hay dos cosas que tienden a sustentar las compulsiones. Una es que al practicarlas, el paciente se siente más convencido de la realidad de sus obsesiones, y por tanto se ve obligado a repetirlas una y otra vez. Otro es que el hábito también mantiene a algunas personas realizando compulsiones, a veces mucho después de que el momento que las provocó haya desaparecido.

El componente cognitivo de la Terapia Cognitivo – Conductual enseña a cuestionar la probabilidad de que los miedos se hagan realidad, y desafiar su lógica subyacente (siempre irracional y, a veces, incluso bizarra).

5. Si bien la medicación es una ayuda, no es un tratamiento completo en sí mismo.

Está en la naturaleza humana querer siempre soluciones rápidas, sencillas y simples a los problemas de la vida.

Si bien todas las personas con TOC desearían que hubiera una bala medicinal mágica para eliminar sus síntomas, en realidad no existe nada parecido en este momento.

toc farmacos

Los medicamentos no son el tratamiento «perfecto»; sin embargo, son un tratamiento «bastante bueno». En términos generales, si puede obtener una reducción en sus síntomas de 60 a 70 por ciento, se considera un buen resultado. Por supuesto, siempre hay alguien que puede decir que una medicación en particular suprimió por completo sus síntomas. Son la excepción a la regla. La gente siempre se hace la misma pregunta: «¿Cuál es la mejor medicación para el TOC?» La respuesta es sencilla: «La que mejor funcione para usted«.

Hay un dicho sobre los medicamentos: «Todo funciona para alguien, pero nada funciona para todos«. El hecho de que un medicamento en particular funcionó para alguien que conoce, no significa que vaya a funcionar también para usted.

Depender únicamente de la medicación probablemente signifique que no se eliminarán todos los síntomas y que siempre se será susceptible de una importante recaída si se suspende.

Los estudios de descontinuación (donde los que solo han sido tratados con medicación y acordaron su suspensión) han demostrado tasas extremadamente altas de recaída. Esto se debe a que los medicamentos no son una cura, sino son más bien un control. Incluso cuando funcionan bien, y se deja de tomarlos, la química revertirá pronto (por lo general, en unas pocas semanas) a su antiguo estado inicial.

Los medicamentos son extremadamente útiles como parte de un tratamiento integral junto con Terapia Cognitivo – Conductual. De hecho, deberían ser considerados como una herramienta para ayudarle a hacer terapia. Dan una ventaja al reducir los niveles de obsesión y ansiedad.

Mientras aquellas personas con TOC leve frecuentemente pueden recuperarse sin el uso de medicación, la mayoría de los pacientes los necesitarán para tener éxito. Un desagradable inconveniente que existe con la medicación es el estigma que se le atribuye. Tener que usarla no significa que se sea más débil que otras personas, solo que la química particular de cada uno es lo que requiere para alcanzar el éxito.

No se puede pelear siempre contra la química del cerebro sin ayuda. La utilización de medicamentos psiquiátricos tampoco significa que alguien esté «loco».

Las personas con TOC no están locas, delirantes o desorientadas. Cuando se alivian los síntomas, son tan funcionales como cualquier otra persona.

6. No puede y no debe depender de la ayuda de otros para controlar su ansiedad o mejorarse.

Para empezar, y más obvio, siempre estás contigo mismo. Si confía en los demás para controlar su ansiedad tranquilizándolo, respondiendo a sus preguntas, tocando cosas para usted o participando en sus rituales, ¿qué hará cuando esas personas no estén cerca?.

Es probable que se quede inmóvil e indefenso. Lo mismo se aplica si solo trabaja en su terapia cuando otros le obligan o se lo recuerdan. Nadie puede querer que se recupere más que usted mismo. Si su motivación es tan baja que no puede continuar por su cuenta (suponiendo que no sufra un caso de depresión sin tratar), entonces no habrá aprendido nada sobre lo que se necesita para recuperarse del TOC.

Como se mencionó al principio,  el TOC es crónico, y deberá aprender a gestionarlo a lo largo de toda su vida. Ya que puede encontrarse solo en cualquier momento, impredeciblemente, siempre necesitará ser completamente independiente en la gestión del TOC.

7. El objetivo de cualquier buen tratamiento es enseñarte a convertirte en tu propio terapeuta.

En línea con el último punto, un buen tratamiento cognitivo / conductual debe apuntar a darle las herramientas necesarias para manejar sus síntomas de manera efectiva. A medida que avanza la terapia, la responsabilidad de dirigir su tratamiento debe cambiar gradualmente de su terapeuta a usted

Mientras que el terapeuta puede comenzar dándole tareas diseñadas para ayudarle a enfrentar y superar sus miedos, eventualmente debería aprender a detectar situaciones difíciles por su cuenta y asignarse tareas difíciles para solventar. Esto será un método de cómo deberá gestionar las cosas a lo largo de su vida.

8. No puede confiar en su propia intuición para decidir cómo lidiar con el TOC.

Al usar su intuición para lidiar con lo que las obsesiones pueden estar diciéndole, siempre hay algo seguro con la que puede contar: siempre lo llevará en la dirección equivocada. Es natural querer escapar o evitar lo que se teme. Es instintivo, sorprende lo natural que es. Puede estar bien cuando se enfrenta a un perro agresivo o un atracador pero, dado que el miedo en el TOC resulta de pensamientos recurrentes dentro de su cabeza, de eso no se puede escapar. El escape momentáneo del miedo, hace que las compulsiones den motivos ridículos a las personas para que dependan de ellos.

toc obsesion

Si bien las compulsiones comienzan como una solución, pronto se convierten en el problema principal a medida que comienzan a tomar el control de su vida.

Las personas con TOC nunca aguantan lo que temen el tiempo suficiente para descubrir que lo que temen no tiene razón de ser. Solo haciendo lo contrario de lo que el instinto dicta será capaz de descubrir la realidad de los hechos.

9. Conseguir la recuperación lleva tiempo.

¿Cuánto tiempo se tarda? La respuesta es: lo necesario para cada individuo. La experiencia dicta, que el caso promedio no complicado de TOC lleva de seis a doce meses para completarse con éxito.

Si los síntomas son graves, si la persona trabaja a un ritmo lento o si también hay otros problemas, puede llevar más tiempo. Además, algunas personas necesitan trabajar en la rehabilitación de sus vidas después de que el TOC esté controlado. 

El TOC a largo plazo, puede tener un alto coste en el desempeño vital de las personas que lo sufren. Puede que haya pasado mucho tiempo desde que se socializaron, tuvieron un trabajo o realizaron tareas domésticas cotidianas, etc. Incluso algunas personas nunca han hecho estas cosas antes. Volver a retomar estas actividades puede aumentar el tiempo que lleve culminar el tratamiento.

Sin importar cuánto tiempo lleve, es crucial llevar el proceso hasta el final. No existe nada como «parcialmente recuperado«. Aquellos que creen que pueden asumir solo aquellos síntomas con los que se sienten cómodos, pronto se encontrarán de nuevo en el punto de partida.

Los síntomas no tratados tienen forma de expandirse para llenar el espacio dejado por aquellos otros que han sido suprimidos o atenuados. Al explicar esto a los pacientes, se compara con la cirugía para el cáncer. Te preguntas: «¿Quieres que el cirujano lo elimine todo o que deje algo?» O, dicho de otra manera, no es un juego en el que simplemente se pueda abandonar a mitad de partida y se pueda conservar las ganancias acumuladas.

10. La recaída es un riesgo potencial contra el que hay que protegerse.

Hay un refrán que ilustra este último punto: «La recuperación sólo es el 50% del trabajo y mantenerse bien es el otro 50%«. De hecho, regresamos al Punto #1, que dice: el TOC es crónico.

Esto nos dice que, aunque no hay cura, se puede superar con éxito y vivir una vida que no difiera de la de otras personas. Una vez que alguien llega al punto de recuperación, hay varias cosas que se deben hacer para seguir asi.

Como se menciona en el Punto #7, el objetivo de la terapia es enseñar a las personas a convertirse en sus propios terapeutas. Dotarles de  las herramientas para lograrlo. Una de estas herramientas es el conocimiento de que las situaciones temidas ya no se pueden evitar.

El principio operativo general es que las obsesiones siempre deben ser confrontadas inmediatamente, y todas las compulsiones deben ser resistidas.

Cuando se observa que las personas recaen, generalmente se debe a que evitaron un miedo obsesivo que luego se les fue de las manos porque siguieron realizando compulsiones. Otra causa puede ser el de una persona que cree que se curó y que suspendió su medicación sin decírselo a nadie. 

Desafortunadamente, el cerebro no se repara solo con medicación, y cuando se retiran las medicinas, la química vuelve a su estado disfuncional anterior.

Finalmente, otras personas pueden haber culminado su tratamiento por completo, pero se han negado a contarle a su médico todos sus síntomas o, por el contrario, no han ido tan lejos como han necesitado para confrontar y superar las cosas en las que sí trabajaron. 

En la búsqueda del tratamiento para el TOC, es vital el tesón y la tenacidad para abordar todos los síntomas, a fin de estar preparado para lo que pueda suceder en el futuro.

Es vital recordar que nadie es perfecto, ni nadie puede recuperarse perfectamente. Incluso en recuperaciones sostenidas en el tiempo, en ocasiones las personas pueden equivocarse y olvidar lo que se supone que tienen que hacer. Afortunadamente, siempre hay otra oportunidad para volver a recuperarse y de este modo, en lugar de que alguien se castigue a sí mismo y se deje caer, pronto podrá volver a recuperar el equilibrio si de forma inmediata vuelve a la normalidad dándole la vuelta a la situación y se enfrenta a los temores, evitando luego las compulsiones a través de las herramientas adquiridas durante el proceso terapéutico.

Finalmente, como la salud es el resultado de vivir en un estado de equilibrio, es extremadamente importante, después de la terapia, vivir una vida equilibrada, dormir lo suficiente, hacer dieta y ejercicio adecuado, relacionarse socialmente y realizar un trabajo productivo del tipo que sea. Puede ver mas detalles siguiendo estos consejos.


Fred Penzel, Ph.D. es un psicólogo licenciado que se ha especializado en el tratamiento del TOC y trastornos relacionados desde 1982. Es el director ejecutivo de Western Suffolk Psychological Services en Huntington, Long Island, Nueva York, un grupo de tratamiento privado especializado en TOC y problemas obsesivo-compulsivos relacionados y es miembro fundador de la Junta Asesora de Ciencias de OCF. Se puede encontrar más trabajo de Fred en su sitio web . La Dra. Penzel es autora de «Obsessive-Compulsive Disorders: A Complete Guide To Getting Well And Staying Well» (Trastornos obsesivo-compulsivos: una guía completa para recuperarse y mantenerse bien) , un libro de autoayuda que cubre el TOC y otros trastornos del espectro obsesivo-compulsivo.


Fuente: http://beyondocd.org/expert-perspectives/articles/ten-things-you-need-to-know-to-overcome-ocd


Agradecemos tu valoración 😉 :

4.4/5 - (5 votos)


También te puede interesar:

¿Cuales son los síntomas de un ataque de ansiedad?


3 opiniones en “Cómo combatir el Trastorno Obsesivo Compulsivo”

  1. Un artículo realmente útil y orientativo, se echan en falta más contenidos de rigor con respecto a este trastorno que convierte la vida de muchos en un verdadero infierno.

  2. Hace muchos años que lo padezco.Ya me trataron varios psicólogos y psiquiatras.
    No puedo superar el toc.No sé que hacer.
    En la actualidad me trata un psiquiatra con el Zoox.primero de 50 y ahora de 100.
    Me desespera la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *