Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

trastorno ansiedad generalizada

El Trastorno de Ansiedad Generalizada o TAG (Generalized Anxiety Disorder, GAD, en inglés) se caracteriza por una ansiedad excesiva y exagerada originada por preocupaciones provenientes de los acontecimientos de la vida cotidiana sin razones obvias o aparentes que las sustenten.

Las personas que muestran síntomas relacionados con un trastorno de ansiedad generalizada tienden a esperar siempre un desastre y no pueden dejar de preocuparse por la salud, el dinero, la familia, el trabajo o el colegio.

En las personas con TAG, la preocupación a menudo es poco realista o desproporcionada para la situación en cuestión. La vida cotidiana se convierte en un estado constante de preocupación, miedo y temor.

Normalmente, la ansiedad domina el pensamiento de la persona que interfiere con el funcionamiento diario, incluido el trabajo, la escuela, las actividades sociales y las relaciones personales .

¿Cuáles son los síntomas del TAG?

El TAG afecta la forma en que una persona piensa, pero la ansiedad también puede provocar síntomas físicos. Entre los síntomas del TAG podemos encontrar:

sintomas TAG
  • Estrés y preocupación excesiva y continuada.
  • Una visión poco realista de los problemas.
  • Inquietud o sensación de estar «nervioso«.
  • Irritabilidad.
  • Tensión muscular.
  • Dolores de cabeza.
  • Sudoración.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Náuseas.
  • Necesidad de ir al baño con frecuencia.
  • Cansancio.
  • Problemas para permanecer o quedarse dormido.
  • Temblores.
  • Facilidad para sobresaltarse.

Además, las personas con TAG a menudo tienen otros trastornos de ansiedad (como trastorno de pánico o fobias), trastorno obsesivo-compulsivo, depresión clínica o problemas adicionales por abusos de drogas o alcohol.

¿Cuáles son las causas del TAG?

La causa exacta del TAG no se conoce por completo, pero varios factores, incluidos la genética, la química cerebral y el estrés ambiental, parecen contribuir a su desarrollo.

Genética:

Algunas investigaciones sugieren que la historia familiar contribuye a aumentar la probabilidad de que una persona desarrolle TAG. Esto significa que una persona puede ser más proclive a desarrollar TAG si tiene antecedentes familiares.

causas TAG

Química cerebral:

El TAG se ha asociado con el funcionamiento anormal de ciertas conexiones en células nerviosas que conectan regiones cerebrales particulares involucradas en el pensamiento y la emoción. Estas conexiones de células nerviosas dependen de sustancias químicas llamadas neurotransmisores que transmiten información de una célula nerviosa a la siguiente.

Si las conexiones que conectan regiones cerebrales particulares no funcionan de manera eficiente, pueden surgir problemas relacionados con el estado de ánimo o la ansiedad. Medicación, psicoterapia u otros tratamientos que se cree que «modifican» estos neurotransmisores pueden mejorar la señalización entre circuitos y ayudar a mejorar los síntomas relacionados con la ansiedad o la depresión.

Factores ambientales:

Los traumas y los eventos estresantes, como el abuso, la muerte de un ser querido, el divorcio, el cambio de trabajo o de escuela, pueden contribuir al desarrollo del TAG.

El TAG también puede empeorar durante períodos de estrés. El uso y la retirada de sustancias adictivas, como el alcohol, la cafeína y la nicotina, también pueden empeorar la ansiedad.

¿Cuántas personas hay afectadas por TAG?

Según los últimos estudios, una media del 5,7% de la población, sufre de TAG durante el transcurso de un año. Con mayor frecuencia comienza en la infancia o la adolescencia, pero también puede comenzar en la edad adulta. Es más común en mujeres que en hombres.

¿Cómo se diagnostica el TAG?

Si hay síntomas de TAG, el médico comenzará con una evaluación haciendo preguntas sobre su historial médico y psiquiátrico y probablemente incluya un examen físico.

Aunque no existen pruebas de laboratorio específicas para diagnosticar los trastornos de ansiedad, el médico puede hacer uso de varias pruebas para detectar enfermedades físicas como la causa de los síntomas asociados al TAG.

diagnostico TAC

El médico basa su diagnóstico de TAG en los informes que muestran la intensidad y duración de los síntomas, incluidos problemas de funcionalidad causados ​​por los síntomas.

Después, el especialista determina si los síntomas y el grado de disfuncionalidad que provocan indican un trastorno de ansiedad específico.

El TAG es diagnosticado cuando en el cómputo de un periodo de seis meses los días en los que aparecen síntomas superan a los días en los que no aparecen. Estos síntomas también deben interferir en la vida diaria cotidiana, como ser el motivo de que no pueda asistir al trabajo o al colegio, por ejemplo.

¿Cómo se trata el TAG?

Si no se encuentra ninguna otra razón médica, es posible que lo remitan a un psiquiatra o psicólogo, a profesionales de la salud mental que están especialmente capacitados para diagnosticar y tratar enfermedades mentales como el TAG. El tratamiento para el TAG más frecuente incluye una terapia combinada de fármacos y terapia cognitivo-conductual.

Medicamentos:

Hay fármacos disponibles para tratar el TAG y pueden ser especialmente útiles para aquellas personas cuya ansiedad interfiere con su funcionamiento diario.

Los medicamentos que se usan con más frecuencia para tratar el TAG a corto plazo (ya que pueden ser adictivos, son sedantes y pueden tener efectos secundarios como afectar a la memoria y la capacidad de atención) provienen de una clase de fármacos llamados benzodiazepinas.

medicación TAG

En ocasiones, estos fármacos también son conocidos como sedantes-hipnóticos o » ansioliticos» porque pueden suprimir la sensación intensa de ansiedad aguda. Funcionan disminuyendo los síntomas físicos de la ansiedad, como la tensión muscular y la inquietud. Las benzodiazepinas más comunes incluyen principios activos como el Alprazolam, Cloracepam, Loracepam o Diacepam.

Estos medicamentos pueden potenciar los efectos de sedación cuando se combinan con otros muchos fármacos, y también son peligrosos si se mezclan con alcohol.

Ciertos antidepresivos, como la Paroxetina, Venlafaxina, Fluoxetina, Escitalopram, Sertralina y Duloxetina también se usan para tratar el TAG por períodos de tiempo más largos. Estos antidepresivos pueden tardar unas semanas en comenzar a funcionar, pero son más seguros y más apropiados para el tratamiento a largo plazo del TAG.

Terapia cognitivo-conductual:

Las personas que padecen trastornos de ansiedad a menudo participan en este tipo de terapia, en la que aprenden a reconocer y cambiar los patrones de pensamiento y las conductas que provocan sentimientos de ansiedad. Este tipo de terapia ayuda a limitar el pensamiento distorsionado al observar las preocupaciones de forma más realista.

terapia cognitivo-conductual TAG

Además, las técnicas de relajación, como la respiración profunda y la retroalimentación biológica, pueden ayudar a controlar la tensión muscular que a menudo acompaña al TAG.

¿Qué efectos secundarios tiene el tratamiento del TAG?

La adicción a los ansiolíticos (benzodiazepinas) es una posible complicación del tratamiento si estos medicamentos se utilizan de forma continua.

efectos secundarios TAG

Los efectos secundarios de los antidepresivos que tratan el TAG varían según el medicamento específico y la persona que los toma. Los efectos secundarios comunes pueden incluir somnolencia, aumento de peso, náuseas y problemas sexuales.

¿Cuál es el pronóstico para las personas con TAG?

Aunque muchas personas con TAG no pueden curarse y los síntomas pueden regresar de vez en cuando, la mayoría de las personas obtienen un alivio sustancial de sus síntomas con el tratamiento adecuado.

¿Se puede prevenir el TAG?

Los trastornos de ansiedad como el TAG no se pueden prevenir. Sin embargo, hay algunas medidas y remedios naturales que puede tomar para controlar o reducir los síntomas, que incluyen:

medicación TAG
  • Elimine o reduzca el consumo de productos que contienen cafeína, como café, té, refrescos de cola y chocolate.
  • Consulte a su médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento sin receta o remedios herbales. Muchos contienen químicos que pueden aumentar los síntomas de ansiedad.
  • Haga ejercicio a diario y una dieta sana y equilibrada.
  • Busque consejo y apoyo después de una experiencia traumática o perturbadora.
  • Practique técnicas de manejo del estrés como el yoga o la meditación.

Agradecemos tu valoración 😉 :

4.8/5 - (6 votos)


También te puede interesar:

Remedios Naturales para reducir la ansiedad.

¿Cuales son los tratamientos disponibles para tratar la ansiedad?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *